Omicrono, la tecnología de El Español

Este monorriel giroscópico ruso podría solucionar el problema del tráfico en grandes ciudades.

Ya a mediados del siglo XX se trató de poner en marcha un monorriel giroscópico (también conocido como ‘gyro monorail‘). Y, por increíble que parezca, no fue nada bien. De hecho, ni si quiera salió de la fase de pruebas. Ahora, un nuevo concepto de monorriel algo más moderno llega para tratar de poner en práctica de una vez por todas.

Es un concepto, de un diseñador ruso, recuerda mucho al tren híbrido elevado de China, que fue un fiasco por varias razones. No solo no llegó a funcionar más de un día (los creadores huyeron con el dinero y están en paradero desconocido), sino que además provocó más atascos que liberación de tráfico.

A día de hoy ya se ha desguazado tanto el autobús-tren elevado como también los raíles. Y nos recuerda al tren elevado de China precisamente por eso: fue un fracaso, como también lo fue el monorriel en el siglo pasado.

Un monorriel giroscópico adaptable

El concepto es el mismo que el híbrido elevado chino, solo que no circula por dos víaa, sino por una. Incluso el monorriel es capaz de desplegar unas trenes de ‘aterrizaje’ con el que desplazarse por el suelo, útil en ciertos casos.

Y lo mejor de todo, tiene una suspensión hidráulica capaz de elevar aparato para, por ejemplo, pasar por debajo de un paso elevado o un puente. Otro de los usos de esta suspensión sería, por ejemplo, ascender para que permitir que otro vehículo de este tipo (más pequeño) pase por debajo.

El modelo más pequeño, por ejemplo, tiene una capacidad para 105 personas más un tripulante, aunque por supuesto la capacidad se podría intercambiar por otro tipo de equipación. De hecho, hay un modelo específico para bomberos equipado con todo lo necesario para extinguir fuegos.

El prototipo es especialmente útil para servicios primarios, como bomberos o medicalizadas, pues puede saltear al resto de vehículos

El concepto más útil, quizás, es no el del transporte público, sino el de los servicios primarios. El caso del monorriel giroscópico para bomberos es el más interesante: es algo más delgado que el resto pero gracias a la suspensión hidráulica podría llegar a ascender hasta varios pisos.

Una vez arriba, la idea es desplegar una especia de dron para acercarse a cualquier edificio y que pueda apagar mejor el fuego. Pero, reiteramos, esto es solamente un concepto y, a pesar de que pinta muy bien, el monorriel giroscopico ya fracasó una vez.

Por qué el monorriel giroscópico nunca tuvo éxito

El monorriel giroscópico no tuvo mayor éxito más allá del coleccionismo y del maquetismo (si rebuscamos en Internet, veremos que mucha gente tiene afición por las maquetas funcionales de los monorrieles). Y es que la capacidad real para llevar personas era muy escasa debido a que el giroscopio en sí mismo ocupaba la mayor parte de la máquina.

Olvidando este ‘pequeño’ problema, es más barato de fabricar, sobre todo las infraestructuras necesarias para que circule (los raíles). Quién sabe; ahora, quizás, con la tecnología actual sí que sea plausible volver a comenzar a invertir en este ‘novedoso’ medio de transporte.

Al fin y al cabo, y por supuesto salvando distancias, la Inteligencia Artificial y los coches autónomos también se comenzar a desarrollar en esa época.

1 de 12