Omicrono, la tecnología de El Español

Una carta abierta firmada por Elon Musk y 116 expertos pide la prohibición de las armas autónomas.

El uso de robots en la guerra no es un supuesto, es una dura realidad; incluso si no contamos a los drones pilotados por control remoto, compañías como Kalashnikov ya tienen desarrollos muy avanzados de robots autónomos.

El peligro que conlleva esta nueva tecnología no puede ser subestimado; y sin duda alguna, la personalidad que más nos ha advertido del peligro es Elon Musk. El multimillonario lleva años organizando todo tipo de iniciativas para concienciar a la población y a los políticos.

La prohibición de las armas autónomas es el único futuro posible

El último golpe de efecto ha sido una carta abierta, en la que ha reunido las voces de 116 expertos de 26 países diferentres; todos piden lo mismo, la prohibición de armas autónomas.

Esta petición parece buscar algún tipo de compromiso entre los países de la ONU, la organización a la que va dirigida la carta. Las armas nucleares revolucionaron la guerra, y por eso se llegaron a acuerdos y compromisos; lo que piden Musk y compañía es algo similar para las armas autónomas.

De la misma manera que en la actualidad las armas nucleares están muy controladas, y los países han llegado a acuerdos contra su proliferación, es necesario que las armas autónomas lo estén.

Una Caja de Pandora que hay que evitar abrir

Es vital hacerlo ya; porque una vez que hayan sido desarrolladas, las armas autónomas permitirán conflictos a una escala nunca vista, aseguran. Es una “Caja de Pandora”, que una vez abierta será difícil de cerrar.

Aunque Elon Musk se está ganando fama de agorero, no deja de tener razón; su postura siempre ha sido que la tecnología no es intrínsecamente mala, sino que puede ser usada para el bien o para el mal dependiendo de quién la use. En el caso de la Inteligencia Artificial ocurre lo mismo; y es por eso que no es contradictorio que el propio Musk financie estudios relacionados con la IA.

Por el momento los políticos van tan lentos como nos tienen acostumbrados; la ONU votó recientemente para tratar este tema, pero únicamente para “discutir” el uso de armas autónomas. Nada ni remotamente cercano a la prohibición de armas autónomas que tal vez ya sería necesaria.

1 de 8