Omicrono, la tecnología de El Español

La NASA tiene casi lista una nueva impresora 3D para mandar al espacio, ¿qué tiene de especial?

Refabricator es la nueva impresora 3D que la NASA ha desarrollado específicamente para la Estación Espacial Internacional (ISS). Ya con anterioridad habían mandado una, pero esta tiene algo especial. Y es que es muy interesante tener una ahí arriba. Se puede romper cualquier pieza importante y puede servir para volver a fabricarla.

El objetivo de la primera impresora era conseguir que funcionase en gravedad cero. Y, de hecho, lo consiguieron, pues incluso ha sido usada. En 2014, por primera vez,se instaló y usó. Se llamaba (y llama) Zero-G Printer.

Pero la misión de Refabricator, la nueva impresora, está un paso más allá. Lo que pretenden es que sea aún más independiente y que su capacidad de autoabastecimiento sea mayor.

Una impresora 3D que recicla plástico y metal

La idea es que la nueva impresora 3D recicle plástico. Es decir, que podamos hacer una nueva pieza con la anterior que se haya roto. Así, no se tendría que estar enviando constantemente materiales a la estación. Pero no solo reciclaría plástico, sino que en un futuro también sería capaz de reciclar metal.

Fabricación sostenible también en el espacio

Generar consumibles para la impresora sería tan sencillo como introducir las piezas antiguas independientemente del tamaño o forma que tengan, pues todo está robotizado. En verdad, los operarios de la ISS tan solo tendrán que encargarse de que siempre haya material para imprimir.

Ni siquiera tendrán que encargarse de las nuevas piezas, pues todo ello se hará de forma remota desde la estación de la Tierra. Así, los astronautas podrán olvidarse de lo baladí y centrarse en lo realmente importante, que es cumplir su misión espacial.

La nueva máquina debutará el año que viene, en 2018. Más concretamente, la fecha estimada es abril, por lo que en 8 meses podría estar funcionando. La máquina lleva en desarrollo desde 2015, cuando se otorgó el proyecto a Small Business Innovation Research por valor de 750 000 dólares.

  • Carlos Bergante

    Esa impresora supone un avance, pero nada en comparación al rework de la interfaz de omicrono. Bye Bye menú desplegable que se abría solo y luego se quedaba estorbando y tapando el artículo.

    • El Yisus!

      en verdad si es estorboso, se despliega y no puedo leer tranquilamente… como ahora.

3 de 12