Omicrono, la tecnología de El Español

La privacidad de los ciudadanos europeos acaba de recibir buenas noticias: los anuncios ya no podrán seguirnos en Internet sin más.

Los anuncios se han convertido en la forma de subsistir de muchas páginas y servicios en la web. La forma más popular de monetizar algo cuando no se pide ningún pago es colocar huecos en los que los anunciantes paguen por ponerse. Pasa con medios online, con servicios web, e incluso con las redes sociales.

Por lo tanto, los anuncios han evolucionado para adaptarse a esta nueva realidad. Y una de las nuevas técnicas de los anuncios es el llamado “retargeting“: publicidad que sabe lo que hemos visitado, y nos lo muestran para que volvamos. De ahí que parezca que nos espían, y nos muestren cosas que hemos mirado hace unas horas.

La Unión Europea contra los anuncios que nos siguen

El gran problema de estos anuncios es que, para ofrecernos publicidad más vinculada a nosotros, pueden excederse a la hora de recopilar nuestros datos. Por ello muchos consideran esta clase de publicidad como un ataque a la privacidad del usuario. Y la Unión Europea acaba de posicionarse del lado de los usuarios en este sentido.

La nueva Regulación General de Protección de Datos europea (GDPR) se aprobó en abril de 2016, y entrará en vigor el 25 de mayo de 2018. Todos los países miembros de la Unión Europea están obligados a cumplir con ella. Y su objetivo es normalizar las leyes de privacidad de datos a lo largo de toda Europa.

La parte interesante está en uno de los puntos clave de la regulación. El “derecho al acceso” establece que los controladores de los datos deben obtener permiso expreso de los titulares de los datos para la recolección. El titular también tendrá derecho a pedir en cualquier momento una copia de todos los datos que tenga el controlador. Gratis y en formato digital, para que no haya trampas.

Otros puntos de la regulación incluyen el derecho del titular a que se borren todos sus datos. Las compañías también estarán obligadas a avisarnos en un plazo de 72 cuando se descubra una filtración de datos. Ya no podrán quedarse calladas durante meses, dejando desprotegidos a sus usuarios.

Los anuncios lo tienen cada vez más difícil

Todo esto significa que los anuncios que recogen nuestros datos ya no lo podrán hacer sin más. Ahora están obligados a pedirnos permiso antes de hacerlo y de forma explícita. En principio no podrán ocultarlo en un “términos y condiciones”, pero todavía está por ver cómo lo aplicará cada empresa.

En cualquier caso, la Unión Europea no es la primera que se coloca en contra de los anuncios que nos siguen. Apple ya provocó las quejas de las agencias de publicidad al integrar en Safari una protección contra esta clase de publicidad. Si usas Safari en macOS High Sierra o en iOS 11, la publicidad no te podrá seguir con la configuración por defecto.

Lo cierto es que son tiempos algo oscuros para la publicidad convencional en Internet. Además de esto, cada vez más usuarios instalan un AdBlock por decisión propia o usan un navegador con AdBlock incorporado. Incluso Google va a integrar un bloqueo parcial en Chrome.

  • Jorge Guerrero

    Estan tontos los Europeos si piensan que una regulacion los protegera de que sus datos no sean utilizados de diversas maneras o que mas aun las companias los vayan a borrar, son cortinas de humo para idiotizar a la gente y hacerla pensar que ‘velan por sus intereses’.

    Bayes dice que este no es el caso, creo que los Europeos no son tan listos como les gusta portentarse.

    • Halios

      Tal vez seamos tontos, tan tontos que con la regulación en marcha, se cumpla o no, cada año sangramos millones de euros en multas a las multinacionales con lo que, entre otras cosas, podemos mantener planes de I+D millonarios que nos hacen la vida mejor…. que tontos somos eh! xD

      • Salsa Brava

        claro porque ese dinero ha pasado por tus manos y sabes quien se lo queda no ?
        los afectados nunca son recompensados y no todo el mundo está dispuesto a donar ese dinero generado a sanguijuelas que no conocen de nada.

1 de 10