Omicrono, la tecnología de El Español

Así imagina Audi el vehículo que nos llevará a cualquier parte en el futuro. Autonomía total para que los ocupantes puedan despreocuparse, este es el Audi Aicon.

En el Salón del Automóvil de Frankfurt se están mostrando las mayores novedades por parte de los principales grupos del mundo del motor. Ya hemos visto el brutal supercoche de Mercerdes y AMG, en el que han incluido el mismo motor que el que montan en el F1, pero en el mismo evento también hay muchos guiños al futuro.

En el caso de Audi, han mostrado su visión de cómo será el vehículo que nos transportará en el futuro. No tiene volante, ni pedales, ni ningún tipo de control para el ocupante. Es más, confían tanto en sus sistemas que no tiene ni cinturones de seguridad. Este es el Audi Aicon.

Audi Aicon: un vehículo autónomo a tu servicio

Conforme se vayan desarrollando las tecnologías de conducción autónoma, el coche personal puede pasar a ser un servicio más que usemos en el día a día para llevarnos de un lado a otro. Es más, puede que el coche no sea de nuestra propiedad, o serlo pero que al mismo tiempo pueda realizar un servicio a otras personas mientras nosotros no lo estamos usando.

Esa es la idea que persigue el Audi Aicon, un concepto que apunta más a un taxi personal autónomo que a un coche tradicional futurista. El interior es el verdadero protagonista del Aicon, porque es el lugar en el que los pasajeros harán literalmente de todo, menos conducir.

Audi prescinde de volante, de pedales y de cualquier otro elemento que pueda dar un mínimo de control al pasajero. Eso no existe en el Aicon, y no existe porque su tecnología le proporciona capacidad autónoma de nivel 5, es decir, el máximo nivel tal y como vimos en la clasificación oficial:

Aicon es autónomo de nivel 5

Dentro tiene dos asientos con gran libertad de movimiento y un espacio fijo en la parte trasera para dos pasajeros más. A lo largo de todo el salpicadero y laterales del coche se encuentra una gran pantalla que mostrará información, películas o cualquier datos que necesite el viajero, ya que por supuesto cuenta con tecnología de Inteligencia Artificial y asistencia personal.

Todavía no lo habíamos mencionado, pero obviamente se trata de un vehículo eléctrico y además Audi se ha centrado más en la autonomía que en las prestaciones ‘puras’. En él se utilizarían cuatro motores, colocados en cada una de las ruedas, que podrían producir 350 CV, pero lo más importante es la autonomía, ya que buscan alcanzar los 800 kilómetros por carga e integrando un sistema de recarga ultra rápido.

Exteriormente no pierde las líneas de un coche, pero con aspecto más modernos. El punto más interesante es que prescinde de los faros tradicionales y en su lugar son paneles LED que pueden adaptarse y ser personalizados.

¿Veremos algún día el Audi Aicon por las calles? Difícil saberlo, de momento no es más que un concepto.

8 de 9