Omicrono, la tecnología de El Español

Una simple aplicación puede detectar con facilidad el cáncer de páncreas.

El cáncer de páncreas es letal, pues tiene una posibilidad de supervivencia muy baja: tan solo el 9% de las personas que la padecen logran vencerla. El problema es que los primeros síntomas se muestran demasiado tarde, cuando la enfermedad ya está muy avanzada.

Ahora, investigadores de la Universidad de Washington han descubierto un método para poder identificar las fases tempranas de este cáncer. Lo mejor: el método está dentro de nuestro propio teléfono, pues se trata de una aplicación móvil.

Una aplicación increíblemente fiable para detectar cáncer

La aplicación se llama BiliScreen y está compuesta por un algoritmo que, mediante la cámara de nuestro teléfono móvil, es capaz de detectar el nivel de concentración de bilirrubina en nuestros ojos. Analiza, pues, el color de la esclerótica, la parte blanca del ojo. Y es que uno de los síntomas de este cáncer es que esta parte del ojo se torno en tonos amarillos.

Tiene una explicación: tanto la piel como los ojos se vuelven más amarillos debido a la acumulación de bilirrubina. La enfermedad evita que pueda expulsarse y, tras su acumulación, ocurre la ictericia, que es como se llama este síntoma.

Pero no se trata de detectarlo cuando los ojos estén totalmente amarillos, sino cuando estén comenzando a tornarse, antes incluso de que podamos apreciarlo. Esto es debido a que cuando el ojo ya está totalmente amarillo, implica que el cáncer ya esté lo bastante desarrollado como para que una cirugía sea poco efectiva.

Por supuesto, no todos los casos de cambio de color implican tener este cáncer, aunque por supuesto que puede ayudar para descubrirlo de forma temprana, cuando aún está en evolución y no cuando está totalmente desarrollado. La hepatitis (un virus) y la cirrosis, por ejemplo, también provocan que los ojos y la piel se vuelvan amarillentas (el páncreas se ve afectado en ambos).

También es necesaria una caja obscura y unas gafas

Además, se usa una especie de caja obscura y unas gafas para que el proceso de reconocimiento del color de la esclerótica. Así, se consigue la iluminación idónea, pues se bloquea la luz externa y el flash del teléfono se convierte en la única fuente.

Las gafas son tan coloridas por una razón muy obvia: para calibrar los colores de la cámara. No todas las cámaras captan los colores de igual manera. Ni siquiera una misma cámara lo hace; cada situación es un mundo. Por ello, las gafas tienen unos colores concretos y predefinidos que serán los usados para calibrar.

Una vez la aplicación detecte que nuestros ojos están más amarillos de lo que deberían estar, debemos consultar con nuestro médico de cabecera, quien nos remitirá a un análisis de orina o a la prueba que crea oportuna para poder descartar posibilidades de si es una enfermedad u otra.

2 de 4