Omicrono, la tecnología de El Español

Face ID, así se llama el nuevo sistema que desbloquea el iPhone X con tu cara. Te contamos cómo funciona, ¿es más seguro que la huella?

El iPhone X ya es oficial, no hubo sorpresas y las filtraciones se confirmaron. En el smartphone más revolucionario de Apple no hay botón frontal y, por tanto, no hay Touch ID. Es decir, que no tenemos lector de huellas y ya no podemos desbloquear el teléfono o realizar pagos poniendo nuestro dedo en él. ¿La alternativa de Apple? Face ID.

Face ID es su nuevo sistema de reconocimiento facial, es decir, el iPhone X puede escanear la cara del usuario en tiempo real y autentificar que es él para desbloquear el smartphone. Todo en décimas de segundo pero, ¿cómo es la tecnología que lo hace posible?

Los sensores que hacen posible Face ID

El sistema que hace posible Face ID es un conjunto de cámaras y sensores llamado TrueDepth y está colocado en la parte superior del frontal, justo en esa zona que se ‘come’ una parte del gran panel OLED de 5.8 pulgadas.

En ese hueco oscuro se encuentran componentes típicos como la cámara frontal, el sensor de proximidad, de luz ambiente, un micrófono y un altavoz, sin embargo ahora hay tres nuevos invitados:

  • Proyector de puntos (Dot Projector)
  • Cámara de infrarrojos
  • Iluminador IR

Cómo funciona

Cada vez que la pantalla del iPhone se enciende, el iluminador de infrarrojos detecta la cara del usuario. Esto también implica que no depende de las condiciones de luz ambientales y por tanto también funciona en plena oscuridad.

En ese instante, la cámara infrarroja toma una imagen de este tipo, al mismo tiempo que el Dot Projector proyecta una red de 30.000 puntos sobre la cara. Tras ese escaneo, los datos se comparan con el modelo que ya se tiene de la cara del usuario. Obviamente, ni la luz infrarroja ni los 30.000 puntos son visibles para la persona y todo esto ocurre en décimas de segundo.

Funciona en la oscuridad y aprende tus cambios físicos

Además, Face ID solo funciona cuando se mira a la pantalla y Apple asegura que no se puede engañar al sistema usando una foto del usuario (ya que necesita profundidad) y tampoco una máscara o modelo 3D de la cabeza.

¿Y si me dejo barba o voy con gafas de sol? No hay problema, Face ID sigue funcionado y aquí entra en juego el procesador A11 Bionic del iPhone X. En el potente chip de Apple viene integrado lo que ellos llaman “Neural Engine”, que hace uso de redes neuronales para procesar toda la información y aprender automáticamente cómo va cambiando tu cara a lo largo del tiempo.

Otro detalle importante es que esos datos no se comparten con nadie, tampoco se almacenan en los servidores de Apple ni en la nube. El mapa facial del usuario se cifra y se protege por Secure Enclave en el propio dispositivo para evitar posibles suplantaciones.

¿Es tan seguro Face ID como Touch ID? Según Apple con el nuevo sistema de reconocimiento facial hay una posibilidad entre un millón de que otra persona pueda desbloquearlo, mientras que con Touch ID es 1 entre 50.000. ¿Y la rapidez? Esto habrá que probarlo en persona, claro, en multitud de escenarios cotidianos.

Face ID tiene, por cierto, un modo de emergencia al igual que existía en Touch ID, de forma que en determinadas situaciones podemos bloquear el sistema para que nadie nos fuerce a usarlo. Para activar este modo, simplemente hay que pulsar 5 veces el botón de encendido del iPhone.

Por supuesto, Face ID no solo sirve para desbloquear el iPhone X, también es el método para autorizar pagos con Apple Pay o funciones del sistema como mantener la pantalla encendida durante el tiempo que las estás mirando.

6 de 9