Detectar Alzheimer 10 años antes de cualquier síntoma gracias a la Inteligencia Artificial

Detectar Alzheimer 10 años antes de cualquier síntoma gracias a la Inteligencia Artificial

Se ha entrenado a una Inteligencia Artificial capaz de realizar una detección precoz del alzheimer 10 años antes de que muestre síntomas.

Esta nueva Inteligencia Artificial ha sido entrenada para detectar alzheimer 10 años antes de que se muestren los primeros síntomas.

El alzheimer está clasificado como una de las enfermedades más importantes del siglo XXI. En España tenemos a 1 200 000 pacientes padeciéndola, mientras que hace tan solo 4 años la cifra se reducía hasta la mitad. Se estima que en 2050 habrá más de 131 millones de pacientes en todo el mundo afectados por alzheimer.

Para quién no la conozca, se trata de una enfermedad neurodegenerativa que genera demencia y que genera pérdida de memoria y, a largo plazo, gran dependencia de terceras personas. Por ahora no tiene tratamiento, aunque se están realizando muchísimos estudios en torno a este.

Y los estudios son muy importantes: en ellos radica la posibilidad de encontrar un tratamiento, o, al menos de descubrir la enfermedad para retrasar los síntomas.

Detección precoz mediante Inteligencia Artificial

En uno de los últimos se ha experimentado con una Inteligencia Artificial para que aprenda cómo detectar esta enfermedad 10 años antes de que se manifieste. Sí, incluso antes de que los síntomas se manifiesten.

En concreto, se hace uso de exploraciones no invasivas como las resonancias magnéticas. Gracias a la IA, es posible diferenciar la imagen resultante de esta exploración de un paciente enfermo con un paciente sano. Para comenzar se introdujeron en la IA 67 exploraciones de este tipo, 38 de las cuales eran personas con alzheimer; el resto, las otras 29 resonancias, se correspondían a sujetos de control (sanos).

En la siguiente fase, se introdujo las resonancias magnéticas sin etiquetar de 148 sujetos. El resultado fue muy prometedor: 52 sujetos sanos; 48 enfermos; y 48 pacientes con deterioro cognitivo leve, pero que desarrollarían la enfermedad algo más tarde.

El mismo método se podría usar para detectar Párkinson

La precisión para diferenciar entre un cerebro sano y uno con alzheimer fue de un 86%. La capacidad para diferenciar entre uno con deterioro leve y uno totalmente sano, en cambio, era de un 84%. En cualquier de los casos, los resultados fueron muy prometedores.

El estudio, en cambio, se queda algo corto, pues los datos usados se redujeron a los propuestos por la iniciativa ADNI. Es decir, que quizás si se hubiera probado, se hubiera podido averiguar si es posible descubrir la enfermedad incluso mucho antes.