Omicrono, la tecnología de El Español

Este viernes la sonda Cassini dejará de emitir señales para siempre. Pero no porque se agote el combustible y no de para más, sino porque será estrellado intencionadamente contra Saturno.

Cassini, la sonda de la NASA dedicada al estudio de Saturno y sus satélites naturales, se ‘estrellará’ de forma controlada este viernes día 15. Se lanzó el 15 de octubre de 1997, hace ya casi 20 años, desde Cabo Cañaveral.

En junio de 2004 llegó a Saturno; y desde entonces no ha hecho más que aportar nuevos datos sobre el planeta y 19 de sus 62 ‘lunas’. Una de las misiones más importantes que ha llevado a cabo, quizás, ha sido investigar los indicios de vida de los satélites naturales del planeta gigante.

Cassini: un viaje sin retorno a Saturno

La decisión ha sido tomada por la NASA por una razón muy simple: se ha quedado sin combustible. Si no se destruye de forma controlada, se corre el riesgo de que caiga accidentalmente en alguno de los satélites del planeta gaseoso, contaminandolo.

El choque se podría definir como un proceso de esterilización; para no contaminar pruebas

También podría seguir vagando por el espacio eternamente, pero estos satélites son muy importantes, y no merece la pena correr con el riesgo. Son clave en futuros proyectos para buscar vida fuera de la Tierra.

En concreto, se aprovecharía el poco combustible que queda para dirigirlo en dirección a su muerte. Sucederá el viernes 15 a las 9 horas y 14 minutos hora española (una hora menos en Canarias). Tardará 2 horas y 17 minutos en entrar en su atmósfera (a las 12 horas y 31 minutos en España) y de forma casi inmediata se desintegrará y formará parte de Saturno para siempre.

A las 13 horas y 55 minutos llegará a la Tierra el último suspiro de Cassini

Cabe destacar que momentos antes de entrar a Saturno encenderá sus motores a toda potencia en dirección contraria a su movimiento para frenar y que pueda enviar el máximo de datos posibles. Porque, efectivamente, la NASA no quiere desaprovechar la oportunidad: Cassini estará enviando los datos de su muerte a la Tierra.

Huygens, su otra mitad, seguirá con vida

Pero la misión comenzada en octubre de 1995 no tuvo como único protagonista a Cassini. También intervino otra sonda, Huygens. Por ello, la misión tuvo el nombre de Cassini-Huygens. Solo que esta última ha tenido mejor suerte. Pero, ¿dónde se encuentra Huygens y qué pasará con esta? ¿Está destinada a morir también?

El 25 de diciembre de 2004 se separó de su orbitador, Cassini, y el 14 de enero de 2005 se posó sobre la superficie de Titán, concretamente sobre la región Xanadu (del tamaño aproximado de Australia). A día de hoy permanece en el mismo lugar y lo hará, presuntamente, durante toda la eternidad.

Por lo tanto, una pequeña parte de la misión Cassini-Huygens seguirá con vida, aunque la parte más importante forme parte de Saturno a partir de unos días.

1 de 9