Antes y durante el referéndum de independencia de Cataluña, considerado ilegal por las autoridades, varias aplicaciones de mensajería asumieron el protagonismo de las comunicaciones entre muchos de los implicados en el proceso.

“¡España bloqueará Internet para impedir la votación!”, exclamaba Julian Assange en redes sociales días antes del 1-O. Al conocido fundador de Wikileaks se le ha visto extrañamente activo e involucrado en las semanas previas a la consulta en Cataluña. Él mismo fue quien publicó una lista de aplicaciones y herramientas para establecer comunicaciones seguras y privadas.

Las autoridades estuvieron vigilando las redes y comunicaciones para tratar de sacar cualquier detalle de la jornada. Ahora hemos conocido que durante el 1-O algunos colectivos estuvieron usando, entre otros sistemas, la aplicación Signal para comunicarse.

Signal, la aplicación de mensajería avalada por Snowden

No es la primera vez que hablamos de Signal, hace unos meses llegó también su versión de escritorio y se trata de un proyecto open source 100% gratuito para todos los usuarios que permite comunicaciones cifradas y seguras.

Desarrollada por Open Whisper System, esta aplicación está avalada por el mismísimo Edward Snowden y adoptó el protocolo de cifrado end-to-end (de extremos a extremo, E2EE, End-to-End Encryption). Es decir, cualquier mensaje entre dos partes queda completamente cifrado y solo es posible descifrarlo usando las claves de las partes, por lo que una intervención de los paquetes no podría desvelar su contenido.

La Electronic Frontier Foundation (EFF) mantenía hasta unos meses un ranking de las aplicaciones más seguras y Signal estaba entre ellas. Hoy en día su método de evaluación está obsoleto (aunque se puede seguir consultando), pero anuncian que están trabajando en una nueva guía de aplicaciones seguras. Será interesante comprobar el nuevo ranking. Signal se puedes descargar gratis desde su web en los principales sistemas operativos y tiene función de enviar mensajes con tiempo de auto-destrucción, después del cual no pueden ser leídos por nadie y, obviamente, no quedan almacenados en ningún servidor.

Firechat, Briar y Telegram

Junto a Signal, otras tres aplicaciones de mensajería tuvieron protagonismo cuando se habló de establecer comunicaciones, sobre todo en un escenario en el que Internet quedase completamente bloqueado.

El caso de Firechat es el más conocido, esta aplicación promete comunicaciones entre usuarios sin necesidad de Red. ¿Cómo es posible? Porque los propios teléfonos de los usuarios son los nodos que forman la red de Firechat. Por tanto, para que funcione se requiere que una gran masa de usuarios esté activa y que los mensajes puedan llegar a través de ella.

Esta aplicación ganó popularidad por su utilidad en escenarios catastróficos, donde es posible que las instalaciones de telecomunicaciones queden completamente inútiles. Puedes ver más detalles en su web.

El proyecto Briar todavía sigue en beta pero su función se acerca bastante a la de Firechat. No requiere de servidores para funcionar. Es una aplicación de comunicación especialmente desarrollada para activistas, periodistas o cualquiera que quiera una aplicación de mensajería para comunicarse de forma segura y sencilla.

Funciona sin Internet, las comunicaciones ‘vuelan’ mediante las redes Bluetooth y WiFi generadas por los smartphones y, en caso de tener Internet, Briar utiliza el protocolo Tor.

Por último, durante los días previos al Referéndum del 1-O también hubo un repunte de descargas de Telegram, aunque el motivo no es tanto para estableces comunicaciones como su uso como servicio de difusión. Mediante esta aplicación se pusieron en marcha bots para consultar automáticamente la ubicación de las distintas urnas de votación.