Omicrono, la tecnología de El Español

Boeing ha comprado Aurora Flight Sciences, una compañía de drones.

Tras los coches autónomos, las aeronáuticas están desarrollando sus propios vehículos voladores autónomos para transporte de personas. Airbus, de hecho, una de las grandes del sector, ya adelantó hoy algunos de los datos que faltaban para rellenar la ficha técnica de su taxi volador eléctrico y autónomo, que ya estará en nuestros cielos a finales del año que viene.

Ahora, Boeing, la firma de aeronaves estadounidense, ha comprado Aurora Flight Sciences, una compañía que se dedica de forma exclusiva a diseñar y fabricar drones, lo cual podría indicar que la compañía tiene intenciones de meterse de lleno en el mercado (futuro, pues es inexistente por ahora) de los taxis voladores autónomos.

Los taxis voladores son el futuro

La compañía que han comprado, que casi que la podemos considerar como ‘el Tesla de los drones militares’, se ha adjudicado varios contratos con la NASA (la agencia espacial de Estados Unidos) y con la DARPA (una agencia del departamento de defensa de Estados Unidos, también), además de que ha contribuido de forma favorable al mundo de los drones gracias a sus investigaciones.

El taxi volador permitirá descongestionar el tráfico en ciudad, aparte de que es menos contaminante (son eléctricos)

La compañía también anunció a principios de año relaciones con Uber para construir aviones eléctricos autónomos para transportar personas, lo cual refuerza la teoría de que Boeing querría introducirse en este nuevo mercado emergente.

Uber, de hecho, ya está metida de lleno en este mercado, pues también tiene colaboraciones con Airbus para su taxi autónomo, además de tener su propio vehículo volador. Y esto último podría llegar a ser determinante, pues Airbus y Boeing son acérrimos competencia entre sí, lo cual podría romper fácilmente las relaciones entre Aurora y la polémica compañía de taxis.

De momento es híbrido y tiene 24 hélices

X-Plane es su propio prototipo de taxi volador eléctrico y autónomo (VOLT, pues desplega verticalmente) y de hecho ya ha sido probado en un vuelo real financiado por DAPRA. Podemos ver el concepto (no el prototipo físico) en el siguiente vídeo:

Fue probado en la base aérea Webster Outlying Field, en el sur de Maryland, Estados Unidos, en marzo de este mismo año. Al menos sobre el papel, es capaz de duplicar la velocidad de un helicóptero, que por leyes físicas tiene como límite los 400 km/h.

1 de 15