Omicrono, la tecnología de El Español

Bosch presenta en un evento en Colonia su planteamiento de edificios conectados aplicados a los hospitales. Internet de las Cosas en el ámbito sanitario.

Internet de las Cosas es un concepto que puede parecer difuso por más que la explicación sencilla es básica: añadir conexión a los objetos habituales de nuestro entorno. IoT por sus siglas en inglés es un campo donde la mayor parte de marcas tecnológicas está investigando e invirtiendo; y pocas son las que quieren quedarse fuera de este pastel. El Internet de las Cosas alcanza a todo lo que nos rodea, desde la tecnología que tocamos a diario a las relaciones que establecemos con nuestros amigos y compañeros de trabajo.

Explicar el alcance del Internet de las Cosas resulta difuso, como decía antes, de ahí que nos hayamos acercado a un evento de Bosch en el que explicaban justo eso: todo lo que implica el IoT para nuestra convivencia, ocio y también para la salud. Bosch se centró en mostrar las bondades de los hospitales conectados: centros mejor gestionados donde la tecnología elimina barreras entre el personal hospitalario y los pacientes mientras consigue un importante ahorro de costes gracias a un gasto energético más eficiente.

El Internet de las Cosas llega a los hospitales para hacerlos "conectados"

La empresa alemana ha puesto el foco en las ciudades inteligentes o Smart Cities llevando el Internet de las Cosas al terreno hospitalario. Su meta es convertir a los centros clásicos en “hospitales conectados”.

¿Cómo es un hospital conectado?

Técnicamente es un hospital que mantiene interconectadas todas sus áreas de gestión y de seguridad para así optimizar los elementos por separado y también en su conjunto. Desde la iluminación a las puertas de emergencia o las cámaras de seguridad: el IoT permite una gestión en tiempo real de todos los equipos mientras el personal médico puede acceder a los historiales y pruebas de los pacientes al instante.

El Internet de las Cosas llega a los hospitales de la mano de Bosch

Bosch se especializa en los hospitales conectados a partir de su proyecto de Smart Cities con una completa solución para la gestión de edificios hospitalarios. Dirigidos a optimizar el gasto energético y facilitar el uso de los edificios, el hospital inteligente de Bosch sigue las siguientes pautas:

  • Control inteligente de la seguridad con cámaras de vigilancia y puertas de acceso conectadas para así minimizar el robo de material hospitalario.
  • El hospital inteligente ha de ser capaz de reducir al máximo el consumo energético. Para ello se incorpora el control inteligente de la iluminación y también de la climatización.
  • Bosch facilita la la interconexión de procesos entre los profesionales. Médicos, enfermeros y resto de operarios se benefician de un acceso en tiempo real a la información que necesitan.
  • Los especialistas tienen más tiempo para ofrecer a los pacientes gracias a que las tareas secundarias se ven optimizadas.
  • La asignación de personal se realiza de manera inteligente y automatizada optimizándose el tiempo y los gastos.

Internet de las Cosas permite el control de nuestra casa a distancia con vista en tiempo real de las cámaras, accesos, podemos activar la calefacción e, incluso, comunicarnos con quienes se encuentren en el hogar. Trasladar este concepto al hospital supone una equivalencia con respecto a un domicilio particular o de empresa, pero el reto de adaptar todos los dispositivos a la complejidad del entorno es mucho mayor. Los beneficios, eso sí, son equivalentes.

¿Qué ventajas tiene para el hospital?

Las mayores ventajas son la inmediatez, la ubicuidad y también la economía. Con un sistema centralizado en el que todos los elementos mantienen cierta conexión entre sí resulta mucho más sencillo conocer al instante qué es lo que ocurre en una parte concreta del hospital. De esta manera puede actuarse de forma mucho más rápida; con el ahorro en costes médicos que esto significa. También se optimiza el gasto global de los hospitales ya que les permite actuar de manera concreta y puntual.

El ahorro de costes energéticos incide de forma positiva en los gastos de un hospital, aunque desde Bosch remarcan otro ahorro económico que favorece una instalación inteligente: ayuda a evitar los robos de material hospitalario. Un sistema de cámaras y sensores colocados de forma estratégica evita la sustracción de material, especialmente por parte de las personas ajenas al centro médico.

¿Y para los pacientes? ¿Cómo mejora su experiencia hospitalaria el Internet de las Cosas?

La atención permite ser más personalizada ya que el personal hospitalario conoce todos los detalles de los pacientes al momento y puede actuar en consecuencia. También la atención es en tiempo real: el paciente puede interactuar desde la habitación con el equipo médico gracias a la interconexión de los aparatos de monitorización, interfonos y demás elementos interactivos.

La comodidad del paciente es importante, también conseguir que la estancia sea lo más agradable posible. Los sistemas de información y entretenimiento conectados permiten el acceso a un mayor rango de contenidos. Y ajustar de manera inteligente tanto la temperatura como la iluminación contribuyen en buena medida a la mejora de la enfermedad.

¿Qué nivel de conexión tienen los hospitales actuales?

El Internet de las Cosas llega a los hospitales de la mano de Bosch

Stefan Hartung

Bosch ha estado realizando diversas pruebas en hospitales convirtiéndolos en centros inteligentes gracias a sus dispositivos conectados. En el evento EBT (Energy and Building Technology) celebrado en Colonia nos citaron algunos ejemplos de hospitales inteligentes. Uno de ellos es el “Rechts der Isar”, en Munich. De los más importantes de Alemania y uno de los que hace uso de un centro de control conectado que supervisa toda la seguridad del hospital. Desde la monitorización a través de las cámaras al aviso inmediato del aterrizaje de helicópteros para que el personal médico tarde lo menos posible en realizar la intervención.

Otro de los hospitales es el NH de Bangalore, un centro médico en India dedicado al tratamiento del cáncer y que trata a unos 390 000 pacientes al año. Bosch ha desarrollado una solución basada en el Internet de las Cosas que permite al hospital la gestión automática del gasto energético. Dicha solución ahorra en torno al 12 % en energía al hospital; mientras el personal puede acceder a los datos de control desde el móvil o el ordenador.

Hablar de Internet de las Cosas continúa siendo algo difuso, pero no es más que permitir la conexión a los objetos con los que más interactuamos a lo largo del día. Esto, que tiene beneficios para nosotros, implica un enorme ahorro para un espacio tan amplio como lo es un hospital. También puede ser enorme la cantidad de dispositivos conectados que el edificio necesita, pero siempre será menor que en en un edificio no digitalizado.

El Internet de las Cosas llega a los hospitales de la mano de Bosch

Stefan Hartung

La seguridad centró una buena parte del evento. Hablar de IoT implica entrever el riesgo de hackeo, tanto de los dispositivos conectados como del software instalado. Y Stefan Hartung, miembro del consejo de administración de Bosch, respondió sin rodeos: es imposible proteger al 100 % un dispositivo que se conecta a Internet. La clave está en la protección a tres niveles: hardware, software y canal de comunicación. También los datos de los usuarios, algo sobre lo que Stefan hizo especial hincapié.

Internet ha cambiado nuestras vidas y también nuestros entornos, incluidos los hospitales. Los centros médicos conectados se orientan a gestionar mejor sus recursos y a ofrecer mayor comodidad a los pacientes, pero también a salvar vidas. Como recalcan en Bosch, equipar a sensores y equipo médico de capacidad para conectarse permite hacer frente a las alertas de inmediato. En una emergencia cada segundo cuenta.

1 de 12