Omicrono, la tecnología de El Español

Los iPhone 8 Plus y iPhone 8 son los penúltimos, o quizás últimos iPhone de la historia de Apple tal y como concebimos el iPhone. Su icónico botón redondo en el frontal es su seña de identidad, además de la obvia manzana en la parte trasera. Con la llegada del iPhone X, todo un linaje está próximo a su fin.

Hace una semana, se puso a la venta en España el iPhone 8 y 8 Plus. Desde entonces, he estado probándolo exhaustivamente para escribiros mis impresiones sobre él. Este es mi análisis, o escrito en moderno, “mi review”.

Analizando el iPhone 8 Plus

Empecemos por el principio. Ese botón, el redondo, el de Home, no es sólo una cuestión identitaria o de diseño, es también para millones de usuarios, su forma de relacionarse con el iPhone. Habrá muchos que no quieran renunciar a eso, porque eso, es para ellos, la esencia y seña distintiva del iPhone.

Los nuevos iPhone 8 y iPhone 8 Plus representan a la perfección un iPhone clásico, la versión superior de su sucesor. Un iPhone mejor, una evolución interna con algún detalle externo, pero sin romper ese vínculo tan íntimo, entre el producto de tecnología más vendido de la historia y sus usuarios.

Por motivos de marketing, Apple ha decidido romper con la nomenclatura que aplicaba a los nuevos iPhone en años impares. Hasta ahora, añadían una S final al nombre. Así pues, estos deberían haber sido los iPhone 7 S y iPhone 7 S Plus, sin embrago hemos saltado al 8.

El impacto del iPhone X

Que estos nuevos iPhone hayan perdido protagonismo, no es por que sean una evolución menor, o por mérito de los smartphones rivales, ya que este año, sus grandes rivales, no han presentado grandes novedades. La pérdida de protagonismo es culpa de la expectativa del iPhone X, nada más.

Estos nuevos iPhone, tienen tantas mejoras respecto a sus predecesores como cualquier otro año impar, así que no cabe lugar a la decepción, mas allá de tener unas expectativas irreales y fantásticas. Eso no quita para que como consumidor y analista de tecnología, haya muchas cosas en este iPhone que son mejorables, pero eso no me impide ser realista y admitir que Apple, con el iPhone 8, ha sido absolutamente fiel y ha añadido las mejoras esperadas y lógicas para su trayectoria histórica.

Voy a hacer un repaso rápido a las mejoras de estos iPhone con respecto a su generación anterior.

Hay que recordar también que muchos de los compradores de este nuevo iPhone 8 son y serán ya usuarios de iOS que quieren renovar su teléfono y vienen de dos o tres generaciones pasadas, así que la mejora para ellos es mayor aún.

iPhone 8 Plus, la evolución

  • La cámara del iPhone 8 Plus es mejor. En concreto el sensor es más grande y capta mejor la luz.
  • Tiene carga inalámbrica con el estándar Qi.
  • La trasera es de cristal y estéticamente es mucho más bonito así
  • Tiene carga super-rápida.
  • Nuevo Bluetooth 5.0
  • Compatible con contenido Dolby Vision y HDR10.
  • GPS mejorado con dos nuevos satélites.
  • Un nuevo procesador de seis núcleos y un nuevo motor neuronal dedicado.
  • Nueva pantalla Retina HD con True Tone y mejor precisión del color.

Pero a pesar de que el diseño no haya cambiado prácticamente nada, hay cosas que han empeorado con respecto a generaciones pasadas.

Lo que ha empeorado

  • Al añadir la trasera de cristal, ha aumentado el grosor del iPhone algunos milímetros, concretamente 2, no es prácticamente nada, y todas las fundas de los modelos 7 seguirán valiendo, pero marca un precedente para Apple.
  • Ha incrementado el peso del terminal y esto si se puede llegara  notar en el día a día. En los modelos plus, el aumento ha sido de 14 gramos más de peso.
  • También por la nueva inclusión del cristal en la parte trasera, es inevitable que veamos de aquí a unos meses, muchos iPhone con la trasera partida, rajada o rota aunque Apple prometa el cristal más resistente del mercado.
  • Han aumentado también el ancho, 2 milímetros más, y el alto, otros 2 milímetros.
  • Hay menos opciones de colores. Ya no se vende el color Negro brillante, y eso es una mala noticia. Tampoco el negro mate ni el rosa. Además, el nuevo color Oro, no es una tonalidad Oro, es más bien un color cobre suave.
  • El iPhone 8 Plus es 10 euros más caro que cuando salió el iPhone 7 Plus, sin embargo, el modelo básico no es ya de 32GB si no de 64 GB.
    • Modelo de 64GB por 919€
    • Modelo de 256GB por 1.089€
  • Han pasado 9 años, sí, 9, desde que Apple incluyera un cargador de 5W. En 2008, con el iPhone 3G. Actualmente, el iPhone 8 Plus sigue incluyendo un cargador de 5W, que es claramente insuficiente para una carga medianamente rápida, ni hablar ya de la nueva carga ultra-rápida, que más tarde detallaré cómo conseguirla, porque para disfrutarla, hay que pagar un extra.

La sensación de confort de llevar un iPhone

Creo que la sensación generalizada de los millones de compradores asiduos de iPhone, es la sensación de confort que genera tener un iPhone. Un producto que tanto en software como en hardware evoluciona sin aspavientos, sin romper la curva de adaptación de los usuarios, que se adaptan a esos pequeños cambios con naturalidad, y tienen la sensación de seguir en casa, con su teléfono de siempre, a pesar de estrenar uno nuevo.

Sin embargo, pese a esta evolución tranquila y silenciosa, en aspectos claves como la CPU, GPU, cámara de fotos o en su día con la Pantalla retina, o Siri, no privan al iPhone de ser absolutamente punteros en la tecnología que incorporan, habiendo otras, que si es verdad que llegan con más retraso con respecto a la competencia, pero recogiendo lo aprendido por la competencia y en muchos casos llegando a mejorarlo.

Vuelve el cristal, como el iPhone 4

La calidad de los materiales es excelente, y la inclusión del vidrio en la trasera, haciéndonos recordar el extraordinario iPhone 4, eleva aun más el rango de premium que ya tenían los iPhone. Es una pena que en la mayoría de los casos, quedará tapado por una horrible funda de un euro de “La casa de las carcasas”.

La carga inalámbrica es otra de esas cosas que añaden naturalidad y confort al uso del nuevo iPhone 8 plus. Llega bastante tarde con respecto a la competencia, incluso esta, lo introdujo y lo desechó años después, para que seguramente ahora, vuelva de nuevo, para no irse nunca más.

Habrá quien no llegue a entender que mantener las líneas básicas de diseño de hardware y software no es ser poco innovador, de hecho, diseños capaces de perdurar en el tiempo son los verdaderamente innovadores. O la tan típica frase: “Lo clásico es siempre moderno” Apple y los iPhone la consiguen adaptar a un escenario tan poco clásico como la tecnología.

Quien compre y tiene un iPhone sabe cómo funciona, que funciona, y también conoce sus carencias del mismo modo que su virtudes. Pero le es familiar, y le es resolutivo, y tiene garantías de calidad, y no se necesita mucho más para que algo te guste y estés a gusto con ello.

iOS 11, el compañero perfecto

La llegada de iOS 11 ha supuesto un paso al frente para esa pareja indisoluble que crean el iPhone y su sistema operativo. iOS 11 no es exclusivo de los nuevos iPhone, pero hay que destacarlo, porque es su avance natural.

Para mi, hay tres grandes novedades, una práctica, como es que por fin haya un sistema de archivos propio (aún a años luz del de android, pero algo es algo)

Otra mejora, el rediseño del App Store, un silencioso cambio pero que supone mucho en el día a día.

Las aplicaciones son la vida de un Smartphone, el combustible y la razón por la que los usamos y por la que necesitan más potencia o batería. El nuevo rediseño del App store está cuidadísimo, y ahora tiene una sección específica donde a través de artículos diarios se presentan nuevas apps para descubrir.

Un delicado trabajo editorial que explica una de las razones de por qué el Apple Store factura tantísimo dinero. Si fomentas el uso de apps, presentas nuevas apps e incentivas de este modo a los desarrolladores, es lógico que el ecosistema goce de buena salud y esto se refleje en la calidad de las aplicaciones y por tanto, en el uso de las mismas.

Y una tercera novedad en iOS 11, la realidad aumentada, una vieja conocida desde hace muchos años, pero que ahora ve reverdecer gracias a una notable mejora en los dispositivos que la ejecutan, en este caso el iPhone 8, es el perfecto aliado para que la realidad aumentada se abra un hueco en nuestro día a día.

Los que mayor partido sacarán serán los juegos, pero aplicaciones prácticas como un metro o una app para poner muebles de IKEA en tu propio salón, son muchas de las opciones que la AR nos puede presentar.

iOS 11 tiene fallos, si, algunos de diseño, leves, pro ahí están, otros, los típicos tras lanzar una nueva versión, de estabilidad o consumo de batería, pero en general, y a la espera que se corrijan en sucesivas actualizaciones,  iOS 11 me parece un gran sistema, y la culminación de un trabajo de diseño minimalista que empezó a gestarse con iOS 7.

La Pantalla, la velocidad y la batería del iPhone 8 Plus

La pantalla: Bien, pero…

La pantalla del iPhone 8 Plus estrena la función True Tone, ya conocida por los iPad Pro. Esta función lo que hace es adaptar la temperatura de color al ambiente, ajustando el balance de blancos, haciendo que la lectura y visión sean mucho más orgánicas.

No hay que confundirlo con la función Night Shift, que lo que hace es “anaranjar” la pantalla cuando cae la noche, para aliviar nuestra vista al final del día. Esta función es complementaria, y mucho más compleja y adaptativa que la otra. Es difícil detectarla, pero eso lo que la hace buena, que no se note, y funcione para que la visión siempre sea óptima y nítida en diferentes circunstancias de luz ambiental.

Por suerte, tanto la pantalla como la trasera, ahora de cristal, además de poseer un vidrio un 50% más resistente, tienen una mejor capa antiehuellas u oleófuga. Se agradece mucho que teniendo una parte trasera tan atractiva y refinada, las huellas apenas se noten.

La pantalla se ve muy bien, pero es cierto que a pleno sol y con la representación del color negro más profundo, está por debajo de otras pantallas del mercado. Es una excelente pantalla, pero a a los iPhone se le exige lo mejor en todo. Es seguramente, junto a su tamaño (en concreto sus marcos) lo peor del iPhone.

La velocidad: el WhatsApp instantáneo

El procesador de un smartphone lo es todo, pero de cara al usuario, muchas veces se traduce en un simple numerito, o bien de núcleos (marketing) o bien el de los Benchmark, donde el iPhone 8 Plus arroja una potencia demoledora, similar a un Macbook pro. Esta potencia le da un año (si no más) de ventaja respecto a los procesadores de la competencia. Pero este número de cara al usuario tampoco vale de nada. La traducción de esta potencia cala en los pequeños gestos y detalles del uso del día a día.

Si, las aplicaciones se ejecutan más rápido, pero no sólo eso, si no que es capaz de ejecutar operaciones más complejas, como mejores juegos con mejores gráficos, o un simple editor fotográfico que sea capaz de funcionar como lo haría Photoshop en un ordenador, o editar video en 4k, para el iPhone, es algo sencillo. O algo que no se tiene nunca en cuenta, como que un procesador potente, asegura que el simple Whatsapp de haya dentro de 5 años, pueda seguir funcionando con dignidad.

Sin embargo, hablamos de Facebook, Whatsapp, Instagram, o navegar por la web como operaciones sencillas para cualquier smartphone de 100 euros, cuando no es cierto. Las mejoras en cuanto a velocidad en esas típicas apps, son evidentísimas, además del ya mencionado desgaste del tiempo.

Prueba a usar la aplicación de facebook de ahora, en un smartphone de hace 5 años, donde antes funcionaba perfectamente, ahora sufrirás para que arranque. Las aplicaciones, aunque sean las mismas, cada vez se adaptan al más alto estándar de la telefonía en una constante e inexorable mejora que demanda cada vez más potencia.

Todos somos el usuario que lo usa para Facebook y cuatro cosas más…

No hay que atormentarse pensando que vas a infrautilizar un teléfono tan potente o caro, porque no existe el usuario tipo que exprima su teléfono, en todo caso, yo dividiría a los usuarios entre los que usan mucho o poco un smartphone más que para que lo usen. Aunque es evidente que quien use más el vídeo, la fotografía y juegos, lo aprovechará aún más, pero el usuario estándar, también podrá disfrutar de una experiencia mejor en sus aplicaciones, sean cuales sean.

La experiencia es infalible, el iPhone 8 Plus no flaquea con ninguna operación, y esa salvaguarda, es otro síntoma del confort antes mencionado.

La batería del iPhone 8 Plus: Muy buena, pero siempre insuficiente

No existe un patrón de uso para determinar cuanto te puede durar la batería. La horquilla para diferentes usos es enorme. Los fabricantes dan horas de uso para acciones concretas, y eso lo puedes encontrar en la web de Apple, pero para un uso mixto como hace todo el mundo, no hay un patrón.

  • Te puedo decir que el iPhone 8 Plus tiene una de las mejores baterías para smartphones del mercado, pero no la mejor.
  • Te puedo decir, que con un uso muy intensivo puedes llegar a las 18 horas de uso, es decir, un día entero (Hay que dormir)
  • Te puedo decir, que dura prácticamente lo mismo que un iPhone 7 Plus, y claramente mejor que un iPhone 6s Plus.
  • Te puedo decir que la batería del iPhone 8 dura menos que la del iPhone 8 Plus, pero aún así, la del 8 dura lo suficiente para aguantar un día intenso sin pasar por el cargador.
  • Te puedo decir que con un uso moderado, la batería dura fácilmente un día y medio sin problemas.
  • Te puedo decir que el 50% de la gente que dice saber de smartphones (cuñados incluídos) te dirán que ellos tienen un smartphone que le dura 12 horas de pantalla como poco y que abastecen de energía nuclear a Garoña.

Más o menos ese sería mi resumen. Sin embargo, me gustaría, como a todo a mundo, pero es más un anhelo, que las baterías de los smartphones fuesen mejores y durasen más, es a día de hoy, uno de los cuellos de botella en cuando a usos, tecnología y posibilidades de los smartphones. Quizás algún día se resuelva sin tener que cargar con baterías muy pesadas.

La carga inalámbrica y la carga rápida. Pague extra

Los nuevos iPhone estrenan carga inalámbrica, es decir, sin cables, y por contacto o inducción. Tan sólo hay que posar el smartphone sobre una base de carga para que empiece a cargar.

Usa el estándar Qi, que es el más común, y seguramente todos los cargadores inalámbricos que veas y conozcas lo sean. IKEA tiene lámparas y mesillas que los integran y hay infinidad de cargadores y tipos de cargadores, aunque algunos, incluyen especificaciones para cargas no compatibles.

Quick Charge, es el tipo de carga que usan los procesadores de Qualcomm (samsung, etc) y ofrecen cargas mas rápidas. Los puedes usar porque siguen siendo Qi, pero no te darán tiempos de carga igual de rápidos.

Hasta aquí todo muy bonito, pero hay varios inconvenientes aún.

  • La mayoría, si no todos los cargadores inalámbricos, no son muy grandes, y su área de carga, es más pequeña aún, así que hay que tener cierto tino para posar el iPhone en la zona correcta. No es complicado, pero tampoco es tirarlo sin más. Cuando Apple lance su cargador AirPower (de dimensiones mastodónticas) es posible que este asunto ya no sea una inquietud, eso si, ese cargador seguramente cueste 200 euros.
  • A día de hoy, la carga inalámbrica que ofrece Apple, es lenta, es decir, carga a 5W y 7,5W, sin embargo, se espera una actualización de Software para principios de 2018, con el lanzamiento del Air Power ya citado, donde se eleve seguramente hasta los 12W. Esta carga seguiría sin ser tan rápida como la carga rápida por cable, pero si mucho mejor que los lentos 5W que ofrece ahora. Los 7,5W son sólo, y de momento, para los dos cargadores que se presentaron en la Keynote, de las marcas Mophie y Belkin. Cuestan 65 euros cada uno.
  • Se puede cargar inalámbricamente con la funda o carcasa puesta, siempre y cuando estas no superen los 3 mm de grosor.

  • No vas a poder cargar tu iPhone con la carga rápida que anuncia a no ser que cumplas unos requisitos muy concretos. Para ello, vas a necesitar un cargador de Macbook, de los nuevos Macbook. Si no lo tienes, su precio oscila entre los 59 y los 89 euros. Pero además, necesitas un cable conversor de USB-C a Lightning, Y OJO porque no vale un cable cualquiera (yo mismo he comprado uno que carga perfectamente, pero no a la velocidad prometida por Apple) tiene que ser SU cable oficial, si no, no vale. Cuesta, de 29 a 39 euros. Es decir, por un coste total de como poco 89 euros, podrás tener carga rápida. de 0% a 50% de batería en 30 minutos, el resto de la carga, obviamente más lenta seguramente se complete en otros 45 minutos, para un total de una hora y cuarto aproximadamente.

Tip: Un buen cargador inalámbrico y que yo uso, es este. Carga a 5W, pero por el precio que tiene es muy buena opción.

La doble cámara de fotos del iPhone 8 Plus

Si quieres la mejor cámara de fotos de un smartphone, esa es la del iPhone 8 Plus, sin ninguna duda, y teniendo en cuenta que  la competencia es muy buena.

Con la llegada de la doble cámara en el iPhone 7 Plus, ya se produjo un salto enorme, y con el iPhone 8 Plus, se pule aún más los defectos que arrastraba la del 7.

La doble cámara no es sólo para hacer fotos de retrato, si no que a veces se omite su otra funcionalidad estrella, y es la de poder hacer zoom óptico x2. No es mucho, pero es el doble. Podemos acercar objetos sin perder calidad y así evitar el zoom digital, que siempre afea y destroza las fotos.

Cualquiera que ve por primera vez una foto hecha con el modo retrato alucina y cree que está viendo una foto hecha como una réflex profesional.

Concretamente y gracias al sensor, que ahora es más grande y más rápido, la captación de luz en entornos poco iluminados es mejor aún, y eso se nota con claridad en las fotos, ya que ahora tienen mucho menos ruido, sobre todo cuando se hace uso del teleobjetivo, tanto para el modo retrato como para el zoom.  Antes, era necesaria mucha luz para que los resultados fueran buenos, y en muchas ocasiones el ruido estropeaba una buena toma, ahora eso ha mejorado notablemente.

El enfoque es más rápido y puede enfocar más objetos simultáneos. La precisión en los detalles y los colores es ahora mejor y adquiere un realismo y una nitidez que si tienes una cámara de espejo o una Evil semiprofesional, te empieces a replantear si merece la pena.

Apple además, ha utilizado el mismo truco que Google con su Píxel, y es ofrecerte la posibilidad de que todas o casi todas las fotos salgan en HDR (no te asustes, no es exagerado) mejorando así el rango dinámico de estas.

Otra de las novedades, exclusiva del iPhone 8 Plus, es el Modo Iluminación de Retratos de Estudio. Esta nueva opción ofrece 5 nuevos modos de foto retrato, simulando luz de estudio profesional. Está en fase Beta aún, y aunque algunos modos quedan bien, hay otros que aún dejan mucho que desear y que tienen que ser muy mejorados por Apple.

Sigo echando mucho en falta la posibilidad de activar la cámara simplemente pulsando dos veces el botón power o algún otro, como la mayoría de los smartphones de la competencia. Una función extraordinariamente útil y rápida.

La cámara de fotos del iPhone 8 Plus se disfruta mucho y si eres un aficionado a la fotografía podrás exprimir su calidad. Los detalles, la reproducción del color, de las texturas y sobre todo, el neutro, suave e inteligente post-procesado, hacen que a esta cámara se la adore.

  • Os dejo con una galería de fotos hechas con el iPhone 8 Plus (haz CLIC en la siguiente foto, la iré actualizando en sucesivos días subiendo más fotos)

Vídeo 4K y peso de los archivos gracias a HEVC

No es una novedad que los iPhone 8 y 8 Plus graben en 4k, pero si lo es que sean capaces de hacerlo a 60 fps, pero no sólo eso, si no que hay una opción que me encanta, que es la posibilidad de grabar 4K a 24 fps, es decir, con la misma cadencia que el cine convencional. El aspecto que le da al vídeo es precioso.

La cámara superlenta sigue siendo capaz de grabar 1080 a 240 fps.

Pero la novedad es que Apple ha creado un nuevo tipo de compresión que reduce el peso de las fotos y de los vídeos, por lo que el espacio de almacenamiento de tu iPhone se verá recompensado. Por ejemplo, un minuto de vídeo a 4K y 60 fps sólo ocupa 400 MB. Aquí te contamos los detalles:

Lo que no me gusta y se debería mejorar

Más arriba ya he detallado lo que ha empeorado con respecto a la generación anterior, una lista de 7 puntos. Además, en el apartado de carga rápida también me he quejado del sobrecoste que esta supone. Sobre la pantalla, he dicho, que sin ser mala, es mejorable, sobre todo teniendo tan buenas pantallas en otros smartphones ( Samsung S8 o LG V30).

Pero el gran inconveniente de este iPhone 8 y 8 Plus son sus enormes marcos superior e inferior, que hacen que el teléfono se haga innecesariamente grande a estas alturas de la evolución dentro del mercado de la telefonía. Que un smartphone como el 8 plus pese 202 gramos y tenga un ratio de pantalla del 67% del total, es una pena.

Apple podría haber mantenido la simetría entre el borde superior e inferior, mantener el botón de Home, y aun así, recudir el tamaño de los marcos, manteniendo su seña de identidad.

Me sigue sin gustar nada la gestión de las notificaciones, ni del centro de notificaciones, cómo se gestionan, eliminan o visualizan, además los widgets, son en la mayoría de los casos bastante poco útiles, y Apple no ha sabido ofrecer alternativas u opciones a los desarrolladores para que estos mejoren.

El Touch 3D está infrautilizado. Salvo para acciones concretísimas, apenas lo uso, y eso es porque Apple no ofrece la posibilidad de que esta función se explote y potencie.

Me hubiera encantado ver la función del iPad Pro que consigue que la pantalla se refresque a 120hz (o al menos en el iPhone X, pero tampoco) Es un truco de marketing, visual y perceptivo de un valor incalculable, que no se percibe en toda su magnitud hasta que no se prueba por primera vez. La sensación de rapidez, velocidad y sin lag es increíble. Apple tiene ahí una mina de oro que no ha querido usar en sus nuevos iPhone, y eso es un error.

Conclusión: Enamorado de lo mismo

De este iPhone 8 Plus me gusta exactamente lo mismo que ya me gustaba de otros iPhone previos, me reconforta que sea igual pero mejor. Que la cámara sea tan buena, que las apps sean siempre de una calidad excepcional, aunque haya que pagarlas y no haya alternativas gratuitas, que todo funcione como ya se, los menús, los botones.

Ese botón Home que está a punto de desaparecer, es una buena metáfora de cómo se siente un usuario de este teléfono, que es como volver a casa, aunque nunca hayas usado un iPhone, la estabilidad que proporciona el productos, su interfaz y la forma de interactuar con ella, es familiar e intuitiva.

iPhone 8 Plus

Enamorarse es bonito, pero reenamorarte de alguien a quien ya querías, es mejor, y eso es lo que pretenden estos nuevos iPhone. La tecnología como estado de confort, aludiendo a su significado más primario, como herramienta para facilitarnos la vida, y nada más, ni nada menos. O como posibilidades para hacer cosas nuevas, bonitas, y hacerlas fácilmente. La esencia de Apple en su estrategia de marketing. No se vende sólo el producto, si no el lifestyle que lo acompaña.

Un iPhone para nostálgicos, para quien busca el confort, para quien no quiera aún admitir que el iPhone X es el nuevo estándar y diseño de la marca. Uno de los mejores smartphones del año. El mejor iPhone clásico de la historia y posiblemente el último de su especie.

Los nuevos iPhone 8 y iPhone 8 Plus están disponibles en tres colores – plata, oro y gris espacial –  y estos son sus precios dependiendo del almacenamiento deseado:

  • iPhone 8
    • 64GB por 809€
    • 256GB por 979€
  • iPhone 8 Plus
    • 64GB por 919€
    • 256GB por 1.089€
1 de 5