En:

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado un proyecto con el que crearán una red de cámaras y sensores para crear un sistema de movilidad inteligente en la ciudad.

La movilidad es fundamental en ciudades, sobre todo aquellas donde cada día se realizan millones de desplazamientos que implican multitud de medios de transporte. Al igual que una red de transporte público es importante, también lo es analizar los datos de tráfico y conocer con precisión la situación real.

Con el objetivo de recopilar datos, monitorizar el transporte y aplicar cambios para mejorar movilidad, la ciudad de Madrid invertirá 1,9 millones de euros para implantar la tecnología de Kapsch en la capital.

Big Data para analizar la movilidad de Madrid

Kapsch TrafficCom es una compañía especializada en el desarrollo de sistemas de transporte inteligentes aplicados a la protección del tráfico, la movilidad inteligente urbana, la seguridad y, de cara al futuro, la combinación de todo esto con las posibilidades que ofrecerá el coche conectado.

Así, el Ayuntamiento de Madrid implantará el sistema EcoTrafiX de Kapsch en la ciudad, con una inversión total de 1,9 millones de euros durante los próximo años y que tiene como objetivo principal capturar todos los datos necesarios para conocer cuál es el tráfico de Madrid.

Esto incluirá el análisis de datos de los movimientos y hábitos del tráfico de coches y motos, pero también de peatones y bicicletas. Para conseguirlo, Kapsch implantará en las calles de Madrid una red de 12o estaciones con sensores y cámaras de visión artificial para contar tráfico. A ellas se unen otras 40 estaciones en calles clave para monitorizar a peatones y ciclistas.

La información recopilada servirá para conocer la intensidad y evolución del tráfico en los distintos puntos a lo largo del día, velocidades o aforos direccionales. El área de movilidad del Ayuntamiento podrá actuar en consecuencia para tratar de solucionar las congestiones que puedan causarse, así como plantear nuevas medidas para mejorar los desplazamientos a los peatones y tráfico no motorizado.

El Gobierno de Manuela Carmena pone este proyecto en funcionamiento en unos días en los que la alta contaminación, los niveles de NO2 y la previsión meteorológica obliga a establecer limites de velocidad en las principales vías de acceso a la ciudad.