NVIDIA presenta el primer ordenador diseñado para ser el cerebro de auténticos ‘taxis-robot’, vehículos con tecnología de conducción autónoma de nivel 5 que revolucionarán la sociedad.

La industria del automóvil esta abrazando, por fin, los coches eléctricos y prácticamente todos los grandes nombres de este sector han anunciado que sus planes de futuro pasan por dejar atrás los propulsores clásicos y dejar paso a las baterías y motores eléctricos, con el objetivo de seguir aumentando la eficiencia y autonomía total, mientras se reducen las emisiones.

Ahora bien, un paso más allá del coche eléctrico está el coche autónomo – aunque ya muchos asocian que van de la mano. Para conseguir que un vehículo sea 100% autónomo se necesita mucha capacidad de computación, y aquí entra NVIDIA.

NVIDIA Drive PX Pegasus, el cerebro para coches 100% autónomos

Más allá de los fabricantes de coches, la oleada de tecnología que ha salpicado en los últimos años a los vehículos ha provocado que muchas compañías tecnológicas entren en ese sector con lo que mejor saben hacer. En el caso de NVIDIA, la empresa conocida por sus tarjetas y chips gráficos ha ido mostrando la evolución de Drive PX.

En esencia, Drive PX es un ordenador, un cerebro desarrollado para ser el corazón que procese toda la información de un vehículo autónomo. Hace un año mostraron la segunda versión, Drive PX 2 y ahora es el turno del nuevo y más bruto que nunca NVIDIA Drive PX Pegasus.

Según NVIDIA, se trata del primer “ordenador de Inteligencia Artificial”, diseñado para ‘conducir’ auténticos taxis-robot completamente autónomos y 100% libres de cualquier intervención humana. Es decir, hablamos de una plataforma capaz de dirigir por sí misma coches (o cualquier tipo de vehículo) con una autonomía de nivel 5, el máximo:

NVIDIA asegura que Pegasus puede realizar 320 billones de operaciones por segundo, lo que equivale a una capacidad de proceso 10 veces superior a la del anterior Drive PX 2.

¿Por qué es importante esto? Un ordenador de estas características es capaz de manejar, procesar y, lo más importante, entender toda la información que recopilarán los sensores y cámaras instalados en los coches autónomos. Es una cantidad ingente de datos que provienen de cámaras de 360 grados, radares LIDAR, análisis de rutas, información del entorno…

Los coches autónomos de nivel 5 revolucionarán el transporte y las ciudades

El objetivo de NVIDIA es ofrecer a los fabricantes de coches una plataforma, un cerebro, que permitirá crear coches 100% autónomos, pudiendo eliminar el volante, los pedales, los espejos retrovisores y prácticamente todo lo que imaginamos en un habitáculo actual.

Con vehículos de nivel 5 estos espacios sufrirán una evolución tremenda, se rediseñarán y, como comenta NVIDIA, permitirán aprovechar millones de horas ‘perdidas’ de la población en transporte. Eso sin olvidar la mayor eficiencia de los transportes en ciudades.

NVIDIA cuenta con 225 socios trabajando en estos proyectos y 25 de ellos ya están desarrollando vehículos completamente autónomos que denominan ‘robotaxis’. El tamaño del ordenador NVIDIA Drive PX Pegasus es muy compacto y se comenzará a usar en la segunda mitad de 2018.