Los problemas de las respuestas rápidas de Google

Los problemas de las respuestas rápidas de Google

A Google ya no le basta con indexar webs. Pero a las webs no les interesa ser utilizadas para salir en las respuestas rápidas de Google.

A Google ya no le basta con indexar webs, quiere facilitar más el conocimiento. Pero ni puede fiarse de las webs, ni a las webs les interesa ser utilizadas para salir en las respuestas rápidas de Google.

Tradicionalmente Google se ha dedicado a enseñarnos webs en las que podemos encontrar la información que buscamos. Pero desde 2012 ha estado experimentando yendo un paso más allá: mostrando la información directamente en los resultados, sin webs de por medio.

Esto es sin duda algo extraordinariamente cómodo para el usuario. En muchas ocasiones, uno busca en Google para obtener un simple dato muy específico. Y no hay nada más rápido que obtener el dato sin clics ni webs intermedias. El sistema de respuestas rápidas es casi como hablar con el ordenador. Pero para la web, esto supone un problema.

¿De dónde salen las respuestas rápidas de Google?

respuestas rápidas de Google

Google tiene dos formas de dar respuestas rápidas sin necesidad de hacer clic. Una es a través del Google Knowledge Graph, un proyecto que inauguraron en 2012 con el que recogen datos concretos de Internet y van creando una base de datos gigante para responder a las preguntas. Este Knowledge Graph funciona de forma similar a servicios específicos para proporcionar respuestas como Wolfram Alpha.

Según Google, la mayoría de información del Knowledge Graph proviene del CIA World Factbook, Wikimedia y Wikipedia. Actualmente, tienen más de 70 mil millones de datos recogidos a partir de estas fuentes.

El problema está en la otra forma que tiene Google de obtener respuestas rápidas: embebiendo contenido de páginas webs. Básicamente, a través de un algoritmo, detecta qué información de páginas webs responde a la información que buscas, y te muestra la respuesta rápida junto con un enlace a la fuente.

Nadie quiere salir en las respuestas rápidas

respuestas rápidas de Google

El problema de esas respuestas rápidas que embeben contenido de la web es que no están funcionando ni para Google ni para las webs. Por una parte, Google se enfrenta a un problema de credibilidad ante sus usuarios, ya que con su algoritmo a dado por ciertas fake news, teorías conspiratorias o directamente burradas como que Obama es el rey de Estados Unidos.

Por otra parte, muchas webs han visto su negocio arruinado por una caída de tráfico brutal. ¿Quién va a querer entrar en tu web cuándo Google proporciona la misma información más rápido? Así le pasó a Celebrity Net Worth, una web que calcula cuánto dinero tienen los famosos y sufrió una caída del 65% de tráfico cuando Google los incluyó en las respuestas rápidas.

De esta forma, muchas webs que vivían de salir en los resultados en Google ahora rezan para que el algoritmo no les preste demasiada atención. El problema de esto, además que se están arruinando muchos negocios, es que pronto nadie trabajará en webs que fabrican contenido rápido y que tan bien vienen a Google para sus respuestas rápidas.

Google va a tener que ampliar su conocimiento propio

respuestas rápidas de google

La única salida para Google es dejar de depender de otras webs para proporcionar sus respuestas. Solo así puede fiarse de que va a tener contenido veraz y de que alguien va a producir el conocimiento. Y para ello tiene que ampliar las fronteras del Knwoledge Graph. Wikipedia y el libro de la CIA son grandes fuentes de información, pero no suficientes. No cubren, por ejemplo, información que cambia cada poco tiempo.

Para Google, empezar a editorializar todas sus respuestas no es solo una solución a un problema, es el siguiente paso lógico. Va a necesitar, eso sí, mucha inteligencia artificial, y también algo de supervisión humana cuando esta falle. Al fin y al cabo, bucear por toda la web implica saber identificar qué información es fiable y encontrar datos concretos en grandes grupos de información.

Todo esto sería un paso más de Google en su camino por hacerse dueño y señor de la web. Casi todo Internet está jugando a sus reglas y las de Facebook. Esto sería un paso más en el mismo camino. Como incluir un bloqueador de anuncios en Chrome.