En:

Uber quiere quitar a los conductores de la ecuación de su servicio y para ello necesita coches autónomos: ha comprado 24.000 coches a Volvo para conseguir su propósito.

Estamos viviendo una época de transformación del sector del automóvil y los transportes. De una vez por todas todos los gigantes de esta industria están ‘echando la cruz’ a los motores de combustión y, aunque todavía tendremos que soportarlos durante años, la mayoría tienen fecha de caducidad y la apuesta por la movilidad eléctrica es total.

Al mismo tiempo, la tecnología de conducción autónoma continúa su desarrollo a toda marcha y compañías como Google ya han mostrado su intención de poner en las calles sus coches de nivel 4. Uber tiene planes similares para su servicio de transportes: eliminar a los conductores y realizar sus trayectos usando coches autónomos.

Uber, a por todas con su servicio de transportes autónomos

Uber quiere un futuro en el que abres su aplicación, solicitas un transporte y al cabo de unos minutos aparece un coche sin conductor que te lleva a tu destino. No es un futuro tan lejano. Volvo y Uber han hecho oficial su último acuerdo y esperan poner en circulación más de 20.000 coches autónomos en 2021.

En concreto, Uber ha comprado a Volvo 24.000 unidades del modelo SUV Volvo XC90, un acuerdo de 1.000 millones de dólares con el que Uber pone todas sus cartas sobre la mesa para convertirse en la empresa de los transportes autónomos del futuro.

Volvo explica cómo estos vehículos han sido desarrolladores con su arquitectura modular (Scalable Product Architecture, SPA) y sirve para reforzar el acuerdo que ya firmaron con Uber el pasado mes de agosto por más de 300 millones de dólares. Eso sí, dejan claro que no es un contrato exclusivo, por lo que Volvo también podría asociarse en un futuro con otras compañías que deseen su tecnología, o directamente lanzar ellos mismos sus propios coches autónomos.

El coche elegido por Uber es el Volvo XC90, un vehículo de tipo SUV que es desarrollado en conjunto por los ingenieros de ambas compañías y representa una base de calidad con toda la tecnología de conducción autónoma y medidas de seguridad necesarias.

¿Estará esta tecnología para coches sin conductor tan pulida en tan poco tiempo? La intención de Uber es poner en circulación estos coches entre 2019 y 2021, un periodo muy corto en el que tendrán que hacer grandes esfuerzos para madurarla y hacerla fiable en las carreteras del mundo real, donde convivirán con miles de coches y conductores humanos con todo tipo de comportamientos.