Omicrono, la tecnología de El Español

Mario Odissey podría ser una entrega más de la franquicia más famosa de Nintendo, pero se ha ganado el reconocimiento de ser uno de los mejores juegos de la historia. Con todas las letras.

Reconozco que no las tenía todas conmigo antes de jugar a Mario. El primer tráiler desvelado por nintendo, con un Mario pululando por una ciudad demasiado realista, me dejó frío. Automáticamente me recordó a Sonic Adventure, el primer juego de la franquicia de Sega que apareció en Dreamcast. Este juego tenía dos partes muy diferenciadas: por un lado las pantallas de acción; por el otro cohabitaban mundos por explorar que, a inspiración de paisajes urbanos y naturales, ejercían de pausa argumental entre los niveles de puro juego, algo que lastraba la experiencia de manera notable. Nada que ver con Mario Odyssey, por suerte.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

El juego en cuestión es una combinación de todos los Mario dentro de un mismo cartucho. Los títulos clásicos de 8 bits, recuerda al mítico Mario 64, se inspira en los fabulosos Mario Galaxy y ofrece mundos abiertos llenos de diversidad, secretos y muchísima imaginación. Concluir el juego cuesta, pero no deberías de tardar más de 8 horas. Finalizarlo entero puede triplicar, y hasta cuadruplicar, esa cifra. No es extraño que los primeros análisis digan que Mario Odyssey es el mejor juego de switch. Al menos exclusivo, porque yo colocaría a Zelda: Breath of the Wild en lo alto del podio.

Mario Odyssey es apto para todos los gustos. Para los que aman a Nintendo, para lo que han disfrutado toda la vida con Mario e, incluso, para quienes no juegan en consola. Olvídate de las discusiones relativas a los gráficos o en torno a la discutible potencia de la Switch: un juego de consola es para divertirse. Y Mario Odyssey es más divertido que un mes de vacaciones en un parque temático.

El Mario mejor definido de la historia

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

La razón de la Nintendo Switch nunca ha sido la de ofrecer potencia bruta. Con el Mario tampoco tiene sentido: es un juego con un cierto aire infantil donde abundan los colores y los gráficos en 3D que acusan de cierta simpleza. Entra por los ojos sin que tenga que recurrir al extremo realismo. Y sin abandonar en ningún momento la estética que le ha sido característica a lo largo de todas las generaciones.

Mario Odyssey aparenta sencillez gráfica, pero hay pantallas con escenarios y efectos complejos

Decía antes que Mario Odyssey es un compendio del resto de Marios, y eso se nota a lo largo de todo el juego. Veremos niveles inspirados en el clásico de 8 bits y tendremos la sensación más de una vez de que las pantallas y los personajes nos suenan. La nostalgia es otro de los motores del juego, pero no se queda en ella para enganchar al jugadores más experimentados.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Tendremos a nuestro alcance un vasto mundo por el que viajaremos en la nave sombrero. Es este el hilo argumental de Mario Odyssey: el sombrero de Mario está vivo y le permite hacer un montón de movimientos nuevos. Las animaciones están conseguidas a la perfección. Y los niveles poseen tal libertad que, literalmente, podemos hacer lo que nos plazca en ellos.

El diseño de mundos abiertos varía con cada nivel. Empezamos en un mundo oscuro con los “habitantes sombrero” y terminamos en el Castillo de Peach donde comenzaba la historia de Mario 64. A lo largo del vasto recorrido veremos cascadas, bosques, mundos inspirados en la cocina o ciudades como Nueva York (Nueva Dong) recreadas con detalle. La calidad gráfica está a un excelente nivel para la Switch. Y la consola saca la imagen a la tele en 1080p.

Los mundos son inmensos, adaptados a la temática del nivel y sin perder el hilo estético de Mario

He jugado a Mario Odissey con la Nintendo Switch conectada a una televisión OLED de 65 pulgadas con resolución 4K y la experiencia no ha sido deficiente en ningún momento. El juego se ve genial también en la pantalla inmensa. Y no acusa la pérdida de definición o los lags que sí se aprecian en juegos como Zelda.

Controles: apto para todos los modos de juego, pero no todos funcionan igual

Los diferentes mundos son inmensos y adaptados a la temática del nivel y sin perder el hilo estético de Mario

Lo mejor de la Nintendo Switch es que dispone de varios modos de juego nativos. Podemos llevarnos la consola con los mandos insertados en el cuerpo; conectarla a la tele y unir los mandos en su soporte de control; resulta posible utilizar un mando de control “profesional”; también es apta para usar cada mando en una mano. Este modo de juego, heredado de la Nintendo Wii, es el más indicado para Mario Odyssey.

El modo de juego más indicado es el de cada mando en una mano, algo no demasiado cómodo

Es uno de los principales inconvenientes que he encontrado: si quieres utilizar todas las acciones de Cappy (el sombrero de Mario) has de separar los mandos para agarrar cada uno con su respectiva mano. Lanzar el sombrero para que haga un giro es casi imposible llevando la consola de viaje (con los mandos anclados). Igual ocurre con los manos unidos en el soporte, pero en este caso se sufre menos.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Más allá de los problemas con el lanzamiento de Cappy, cuesta aprenderse todas las acciones de Mario; siempre que no hayas jugado a anteriores entregas ya las básicas permanecen. Aunque eso sí: cada vez que poseemos a un enemigo (Cappy puede mutar a Mario para robar las habilidades) tenemos un modo de control. Todos funcionan bien a excepción de la bala: hay pantallas que se hacen imposibles debido a un control muy deficiente.

La cámara funciona bien y normalmente está colocada en el mejor sitio posible para seguir la acción sin problema. Los enemigos poseen la dificultad justa, por lo que no es un juego difícil de completar. Al menos hasta que toca buscar las Energilunas más ocultas: hay algunas que tienen una dificultad demencial.

Mario Odyssey tiene tal variedad que no aburre en ningún momento

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Creo que es la clave del juego: es extraordinariamente variado. No deja de ser un plataformas clásico, pero con tantos estilos de juego en su interior que siempre hay algo nuevo por hacer.

Ya he hablado de la variedad de los diferentes mundos: cada uno posee su propia temática, inspirada o no en anteriores juegos de Mario. Dentro de cada mundo hay un número amplísimo de Energilunas, pero no las necesitas todas para utilizar la nave sombrero y volar al siguiente nivel. Conseguir las Energilunas imprescindibles es relativamente sencillo, el problema es encontrarlas todas.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Cada mundo cambia dependiendo de la consecución de un evento clave. Esto implica que, si retrocedes a niveles anteriores, el mundo que ya pasaste se ha renovado tanto que vuelve a convertirse en un reto. Además, todos los niveles se entrelazan en la trama para mantener a Mario Odyssey unido y consistente. Nada está dejado al azar por más que lo parezca.

Robar las habilidades de los enemigos lanzando a Cappy añade muchísima diversidad

Además de las plataformas clásicas y los personajes de toda la vida, con niveles auténticos de 8 bits, en Mario Odyssey encontramos multitud de amigos y enemigos nuevos que nutren de variedad la propuesta. Muchos de esos personajes se pueden “robar” con el sombrero, por lo que controlarlos pasa a ser una motivación más dentro del juego.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

La cantidad de secretos es apabullante, puedes pasarte horas con un solo mundo solo para sacarlo al 100 %. También se refuerza el espíritu de colección: además de todos los trajes con los que podremos cambiar el atuendo de Mario (podemos dejarlo hasta en calzoncillos, a lo Ghosts ‘n Goblins), cada mundo ofrece souvenirs propios que se consiguen con las monedas exclusivas. Otro reto más para los jugadores experimentados.

Encontrar todos los secretos de cada nivel es una tarea ardua y terriblemente divertida

Mario Odyssey no pone trabas a nadie. ¿Que te gusta el juego casual? Puedes entretenerte jugando poco a poco. ¿Que eres un fan de Mario? Es imposible que no te enamores de esta entrega para Nintendo Switch. ¿Nunca te ha gustado el estilo de Nintendo porque te gustan los juegos con mejores gráficos? Antes de discutir dale una oportunidad: me extrañaría mucho que no te entrasen ganas de comprarte una Nintendo Switch.

La segunda mejor excusa para comprar una Nintendo Switch

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Como suele ocurrir, opinar sobre un juego no es objetivo ya que resulta inevitable no aportar tu propia opinión. Yo siempre he sido fan de Nintendo y de  Mario. Incluso diría que el mejor juego de la historia es uno de esta franquicia: Yoshi’s Island. Pero eso no me impide ser crítico: Nintendo estaba a la deriva con su personaje estrella, especialmente en la Wii U.

Wii U no fue una máquina en la que Mario se luciese. Las entregas aportaron mejor definición, pero no demasiado más. Después del enorme salto visto en la Wii con los Mario Galaxy, tocaba poner a la franquicia donde se merecía. Nintendo lo consigue en la Switch, aquí soy totalmente objetivo.

Análisis de Mario Odyssey, el juego con el que desearás la Nintendo Switch

Ya dije al principio que mi primera impresión fue fría. Nada más lejos de la realidad: jugar a Mario Odyssey te traslada a los mejores momentos con un mando de Nintendo en la mano. Con el de la NES, la Super Nintendo, también es una Game Boy, recuerda al mítico Mario 64 y el planteamiento de juego y la línea argumental se basan en Mario Galaxy. Todo sin perder la imaginación por el camino, jugar a Odyssey es una absoluta delicia.

Mario Odyssey es un derroche de imaginación con un único propósito: divertirse como un niño

Se siente algo corto si vas directo y puede hacerse tedioso cuando buscas cada Energiluna. También hay mundos en los que te quedarías a vivir y otros en los que no querrías ni pasar las vacaciones. Cappy está cargado de personalidad y encaja a la perfección en el estilo de juego, pero Nintendo no ha integrado bien todas sus acciones en los distintos modos de la Switch. Personalmente no soporto jugar utilizando cada mando con una mano.

¿Lo mejor? Que no solo Mario Odyssey es una obra maestra de enorme calidad y extensión, también es una obra maestra que te puedes llevar a cualquier parte para ir jugando por el camino. Esta es parte de la magia de la Nintendo Switch. El resto, que es mucho, lo aporta Mario Odyssey. ¡Gracias, Nintendo!

1 de 11