Omicrono, la tecnología de El Español

Alguien quiere revivir las réflex con película, pero ahora con Bluetooth.

Las cámaras analógicas ya están más que muertas, aunque aún sigue habiendo un pequeño número de usuario que las sigue usando. No obstante, parece ser que eso no importa, pues una compañía ha lanzado una réflex analógica, como las de antes, pero con las modernidades actuales, tales como Bluetooth.

No usa un sensor digital, sino que sigue usando carretes de los de antes, de los que se necesitan revelar en un laboratorio para que se desvele la fotografía. La cámara, que seguro que gustará a los más veteranos, se está promocionando en Kickstarter, donde ya han alcanzado las 150 000 libras de financiación (en torno a 169 000 euros).

La estética es muy similar a las Pentax de la época. De hecho, los materiales son muy similares, y la estética en general es muy parecida. Lo mejor de todo, a parte de que incluye tecnologías como el Bluetooth, es que, como es modular, es compatible con todos esos accesorios y objetivos que tengamos por casa.

Una cámara de las de antes, pero con Bluetooth

Además, hay que sumar que es código libre, por lo que cualquiera podrá desarrollar un objetivo o un accesorio. Incluso nosotros mismos, con una impresora 3D, seremos capaces. He aquí la convergencia entre la tecnología analógica, como lo es una réflex con película, y la tecnología moderna.

El sensor es de 35 milímetros y el interior en sí es como cualquier cámara de la época. Es decir, no nos esperemos ni una pantalla a través de la cual veamos las fotografías ni nada de eso, pues simplemente no lo tiene.

También tiene flash y antorcha LED

Es completamente manual, por supuesto; es decir, que no tiene modo automático, modo retrato ni nada de eso, tendremos que controlarlo todo: apertura, profundidad de campo y cualquier otro ajuste necesario. Y esta es la parte mala: si no somos usuarios avezados en fotografía, difícilmente podremos manejar la cámara y hacer que haga lo que queramos, o al menos al principio.

El Bluetooth, en concreto, es para conectar la cámara con la aplicación móvil. Con esta aplicación lo que podremos hacer es guardar los ajustes con los que hemos sacado la fotografía, además de apuntar notas o descripciones.

Por último, el precio, aunque no es muy barata con respecto a otras cámaras réflex modernas, que traen más prestaciones: 450 euros, de forma aproximada.

Reflex en Kickstarter

1 de 13