Omicrono, la tecnología de El Español

En esta guía os enseñamos algunas claves para saber cuándo no fiarnos de vendedores de Amazon y opiniones pagadas.

Amazon es uno de los sitios más fiables para comprar por Internet, si no el más fiable, y en las próximas semanas llegan fechas clave como el Black Friday. Pero a veces, algunos estafadores logran introducirse dentro de la red de vendedores legítimos.  No obstante, aún así, Amazon lo tiene todo pensado y, aún habiendo algunos vendedores que estafen, ni estos se saldrán con la suya (pues no ganarán ni un solo euro) ni los compradores perderán su dinero.

Sin embargo, aunque esté todo bien pensado y desarrollado, es mejor saber identificar a este tipo de vendedores que estafan y evitarnos estos follones. Lo primero que tendremos que tener en cuenta es que Amazon no paga a los vendedores hasta que pasa un tiempo prudencial, varios meses, desde que el comprador recibe la compra, una vez ha señalado que la compra se ha realizado correctamente y que el producto ha llegado bien.

Esto lo hacen así para evitar que los estafadores consigan ganar algo con sus argucias. Simplemente es imposible ser estafado en Amazon. Y, en cualquier caso, tenemos la Garantía de la A a la Z, que es la que se aplica para vendedores de terceros.

Cómo identificar vendedores ilegítimos

Lo primero, antes de entrar en los vendedores ilegítimos, es hablar del sistema de venta de Amazon. Cualquier puede vender en Amazon, tanto productos de primera como de segunda mano. Estos vendedores a su vez tienen la opción de ceder el producto a los almacenes de Amazon. De este modo, el producto es como si lo vendiese Amazon: sale de su almacén, se aplica su garantía y todo lo gestiona Amazon. Identificaremos estos productos porque pondrá ‘Vendido por “X” y gestionado por Amazon”.

Por supuesto, todo lo que esté gestionado por Amazon es seguro para comprar, pues tenemos 100% asegurado que nos llegará a casa, a no ser que haya de por medio algún error humano. Y, aún así, también tendremos 100% asegurado que el problema se solucionará, en cualquiera de los casos.

Si es demasiado bueno para ser cierto, no es cierto

Si una oferta o producto es demasiado bueno como para ser cierto, es que se trata de una estafa o un error, en el mejor de los casos. En la imagen inferior, por ejemplo, vemos uno de estos perfiles llenos de productos realmente baratos. No es que sea barato, sino que realmente los productos están tirados, unos más que otros.

Las opiniones, sí que importan

Pero esto solo de por sí no es necesario para descartar una ‘tienda’ de Amazon. También tenemos que tener en cuenta, por ejemplo, las opiniones de las personas que ya hayan comprado previamente el producto. Si no hay ninguna positiva y todas son negativas, es que algo raro ocurre.

Las opiniones del vendedor de ropa deportiva que vimos antes, con precios realmente ridículos, no tenía ni una sola opinión positiva. De hecho, todas alegaban que el producto nunca llegó a su destino, además de que ninguno recibió respuesta del vendedor.

En el caso de esta tienda de deporte, desapareció al poco tiempo, probablemente eliminada por Amazon. Por supuesto, todos los compradores recibieron en su cuenta bancaria un reembolso, como siempre ocurre en estos casos.

No, no debemos fiarnos ciegamente de todas

Pero tampoco deberemos tomar los comentarios cual carta magna. Muchos vendedores pagan por opiniones falsas, tanto para desprestigiar a la competencia como para mejorar la suya. También tenemos, por otra parte, los reviewers, personas que reciben productos gratis (pago en especia) a cambio de escribir una buena opinión sobre el mismo.

Tenemos que desconfiar, sobre todo, de estos últimos, y de los vendedores o productos que tengan únicamente o casi exclusivamente opiniones de personas estadounidenses o inglesas comentando en un pésimo español. Por supuesto, en estos casos las opiniones son falsas. Mejor comprar a aquellos que tengan un Paco o una María comentando antes que un McDonald o un Jack.

Las opinones favorabels a cambio de productos han sido prohibidas, pero los vendedores y reviewers siguen realizándolas a escondidas, aunque se nota muchísimo cuando una opinión es de este tipo.

Las cuentas nuevas dan que sospechar

Cuando te creas una cuenta como vendedor en Amazon, no tienes ni opiniones, ni nada de nada. Puede ser una lotería: o sale todo bien, o sale todo mal. No se sabe cómo es el vendedor y si cumple o no. No obstante, en caso de que decidamos confiar, seguimos contando con la Garantía de la A a la Z.

  • j0seant

    Que alguien pruebe a darle una puntuación muy baja a algunas de las tiendas chinas más grandes que venden dentro de Amazon y vera lo que tardan estos en ponerse en contacto ofreciendo regalitos y compensaciones, y son bastante pesaditos. Es fácil verlos porque son esos productos basura chinos que tienen demasiadas opiniones con 5 estrellas 😉 Amazon debería ser más dura y estricta con esas empresas, y evidentemente no lo está siendo porque algunas de esas empresas llevan mucho en Amazon.

    Yo actualmente si no veo “Vendido y Gestionado por Amazon” paso de comprarlo.

7 de 9