Omicrono, la tecnología de El Español

El iPad también adoptará los cambios del iPhone X. Apple ya trabaja en un iPad con Face ID y marcos reducidos.

El iPhone X es el mayor cambio en la historia del diseño del smartphone de Apple y no hay duda de que ese será el camino que seguirá la compañía en sus dispositivos durante los próximos años. Esta tendencia se extenderá irremediablemente a la familia iPad y así lo confirma Mark Gurman, según sus fuentes dentro de la compañía de Cupertino.

Como suele ser habitual, Gurman ha detallado en Bloomberg los planes que Apple tiene para el iPad en 2018 o, al menos, parte de ellos. Sí, habrá Face ID en el iPad y también se dirá adiós al botón de inicio en el frontal y, por tanto, a Touch ID, el lector de huellas.

Habrá iPad Pro con marcos reducidos y reconocimiento facial

Gurman asegura que Apple ya está trabajando en un iPad de alta gama que verá la luz en 2018 y en el que incorporarán algunas de las novedades que han llegado con el iPhone X.

Uno de los modelos luciría una pantalla de 10,5 pulgadas, como la del actual iPad Pro de ese tamaño, aunque al eliminar el botón Home frontal se podrá reducir todavía más el marco superior e inferior. Recordemos que en el modelo anunciado hace solo unos meses ya se rebajaron los marcos laterales, por lo que en el nuevo modelo de 2018 quedaría un tamaño todavía más compacto manteniendo la diagonal de pantalla.

Face ID en el iPad de 2018

Así, Apple incluirá en el iPad su tecnología de reconocimiento facial Face ID. En estos primeros días de uso, los poseedores han expresado muy buenas críticas del sistema en todo tipo de situaciones. No es 100% preciso el 100%, pero sí acaba resultando una ‘tecnología’ invisible y útil. Estos cambios en el iPad también permitirán usar FaceID para los pagos móviles y, por supuesto, la creación de Animojis.

Sin OLED en el iPad y un nuevo Apple Pencil

Lo que no debutaría en el iPad serían las pantallas OLED. El iPhone X sí monta esta tecnología de panel – y los análisis la han colocado como la mejor pantalla que jamás se ha puesto en un smartphone -, pero Apple seguiría apostando por LCD en el iPad. ¿La razón? Probablemente la dificultad de fabricarlas en masa.

Samsung es el actual proveedor de pantallas del iPhone X porque los surcoreanos son el único fabricante que puede asegurar a Apple un panel de calidad y, además, una velocidad de fabricación muy exigente para dar salida a millones de dispositivos.

Junto a estos cambios, el nuevo iPad se espera que incluya un nuevo procesador todavía más potente, nuevo chip gráfico y llegará una segunda versión del Apple Pencil, que no ha cambiado desde su lanzamiento, junto con software para sacarle más partido al stylus.

1 de 11