Omicrono, la tecnología de El Español

La pantalla del iPhone X, fabricada por Samsung, es la mejor que jamás se ha puesto en un smartphone.

Así lo afirma el ya clásico estudio en detalle de DisplayMate, donde someten a todo tipo de pantallas a test y análisis para comprobar su calidad y fidelidad. El iPhone X lleva en el mercado desde el pasado viernes y durante las próximas semanas irá llegando a los cientos de miles de compradores que se hicieron con una unidad del ‘smartphone del futuro’, según Apple.

Por primera vez Apple se atreve con una pantalla OLED en su smartphone – recordemos que hasta ahora habían utilizado tecnología LCD, incluido en los iPhone 8 y 8 Plus -. El iPhone X monta un panel OLED de 5.8 pulgadas y, tras someterse a las pruebas del laboratorio de DisplayMate, aseguran que es la mejor pantalla que se ha colocado en un teléfono inteligente hasta la fecha.

La mejor pantalla en un smartphone

Desde DisplayMate no pueden ser más claros y directos: de todos los modelos que han probado (que en los últimos años han sido bastantes, incluyendo los flagship Android), esta es la mejor pantalla que se ha colocado en un smartphone hasta la fecha.

La primera felicitación va para Samsung, porque recordemos que los surcoreanos son los artífices de este panel OLED. Ningún otro fabricante tiene la experiencia, calidad y capacidad de producir la ingente cantidad de pantallas que se necesitarán para el iPhone X, y por eso Apple confió en Samsung.

Ahora bien, pese a que el panel OLED de 5.8 pulgadas y resolución 2.436×1.125 píxeles es de muy buena calidad, la clave para “ser la mejor” va más allá del hardware. DisplayMate apunta que lo que hace verdaderamente buena a la pantalla del iPhone X es la calibración que ha desarrollado Apple para convertir el panel OLED en uno realmente preciso en reproducción de colores.

Le dan la mayor fidelidad de reproducción de colores hasta ahora, siendo “literalmente indistinguible de la perfección”. También es la pantalla OLED con mayor brillo en un smartphone, con contraste infinito (obvio, por la propia tecnología OLED) y con el nivel de reflectancia más bajo en una pantalla.

Podéis leer el análisis detallado de la pantalla del iPhone X en DisplayMate, donde hasta ahora era el Note 8 de Samsung el que ostentaba el máximo galardón en este apartado.

El iPhone X no se libra de los inconvenientes del OLED

Pese a las buenas palabras de DisplayMate, el iPhone X no está libre de los defectos que puede ocasionar la tecnología OLED. Poco se parecen los actuales OLED a los de hace unos años, pero aun así pueden presentar comportamientos como cambios de tonos al mirar la pantalla con ángulo.

Ha sido Apple quien en las últimas horas ha publicado un texto de información y prevención para sus usuarios. En él aseguran que los cambios de tonos en el iPhone X son normales, no un defecto del terminal, y que la tecnología OLED puede provocar píxeles quemados durante largos periodos de uso.

1 de 8