Omicrono, la tecnología de El Español

Bajo el nombre de Lamborghini Terzo Millenio se esconde un vehículo brutal, futurista, diseñado para ser eficiente, descomunal y 100% eléctrico. Una mirada al futuro de los supercoches.

Los supercoches del futuro no pueden ser igual que los actuales. Está claro que la propulsión eléctrica y su implantación es una realidad, pero si hablamos de coches a otro nivel, no basta con ponerles ‘simplemente’ motores eléctricos y eliminar los de combustión.

En 2016, el conocido fabricante de coches superdeportivos de lujo Lamborghini comunicó una nueva linea de investigación en colaboración con el MIT. Un proyecto con el que explorar nuevas tecnologías, formas de propulsión, de almacenamiento de energía, de aprovechar el mínimo detalle. El Lamborghini Terzo Millenio es el resultado de este proyecto.

Lamborghini Terzo Millenio: supercondensadores para sustituir a las baterías

En busca de un supercoche capaz de alcanzar velocidades de vértigo y aceleraciones de infarto, la tecnología en baterías actuales no convence a la gente de Lamborghini, sobre todo por el lento proceso que requiere la recarga de las mismas. Por ello, en el Terzo Millenio no han optado por baterías, sino por supercondensadores.

Con los supercondensadores buscan tener una rápida capacidad de carga y descarga de energía, ofreciendo además una vida útil teórica más larga ya que sufrirían una menor degradación con los ciclos, aunque también está el reto de conseguir la misma densidad de energía en los supercondensadores que la de las baterías.

En cuanto a los motores, este concept car de Lamborghini se olvida, por supuesto, del motor de combustión. En su lugar optan por motores eléctricos y en una configuración diferente a la que estamos acostumbrados, ya que los motores son las propias ruedas.

Así, el Lamborghini Terzo Millenio tiene cuatro motores eléctricos, uno por cada rueda, en los extremos, de forma que se mantiene una tracción integral y un par motor descomunal para trasladar las sensaciones de sus supercoches actuales a los del futuro.

Carrocería que almacena energía y se autorrepara

A la hora de almacenar energía, la carrocería del Terzo Millenio también juega un papel importante. Es más, la propia carrocería actúa de batería. Junto con los ingenieros del MIT han creado un ‘envoltorio’ de fibra de carbono que es capaz de almacenar electricidad usando una estructura de nanotubos.

Más allá de eso, la carrocería tiene la capacidad de autorepararse. Es decir, durante una sesión en un circuito pueden producirse micro roturas y golpes. La estructura de la fibra de carbono puede detectar estos defectos en el material y ‘fundirse’ para repararse automáticamente evitando que vaya a más.

De momento el Lamborghini Terzo Millenio no es más que un sueño, un concepto de lo que puede ser. No hay más detalles técnicos, ni una fecha de producción ni nada parecido, solo las imágenes de un supercoche eléctrico brutal resultado de un año de investigación. Y lo que está por llegar.

1 de 11