El mando de la nueva consola de Atari es toda una oda a lo retro

El mando de la nueva consola de Atari es toda una oda a lo retro

El mando de la Ataribox ha sido presentado oficialmente, y es una versión modernizada del clásico mando de la Atari 2600 original.

El mando de la Ataribox, la nueva consola de Atari, es justo como nos imaginaríamos una versión moderna del clásico mando de la Atari 2600.

La Ataribox continúa su desarrollo, después de una presentación inicial que nos dejó con ganas de mucho más. La idea tiene potencial, una consola con hardware moderno, capaz de ejecutar los clásicos de Atari.

Aún quedan muchos detalles por aclarar, como el hardware y el coste final; dependiendo de eso, puede ser un competidor de la NES Mini, o un mini-ordenador con un aspecto retro.

Y hablando de retro, el diseño del mando que se ha presentado esta semana encaja perfectamente con esa idea de traer de vuelta un clásico. La Ataribox recuerda a la Atari 2600, pero sin ser un clon exacto; lo mismo podemos decir del mando, que se parece mucho al original, pero que incluye cambios que lo modernizan un poco.

El mando de la Ataribox es la modernización de un clásico

Para empezar, que sea un mando con un gran joystick central es una gran diferencia respecto a otras consolas modernas; puede que la NES popularizase los mandos tal y como los conocemos, pero antes el mando de Atari era la norma. Un joystick y un botón, era todo lo que necesitábamos para controlar los primitivos juegos de entonces.

El minimalismo en el nuevo mando es absoluto, y sólo vemos tres botones. Uno de ellos, el más grande y rojo, es el botón de acción, el que usaremos en los juegos; los otros dos nos permitirán controlar el sistema operativo, con un botón “Home” y otro “Atrás”.

El diseño nos recuerda al de la consola, y los tonos rojos son un buen detalle que rompen el negro dominante. Con este mando, no cabe duda de qué tipo de juegos podremos disfrutar en la Ataribox.

Claro, que esto no tiene porqué ser bueno; el mando de Atari 2600 fue diseñado en una época en la que la ergonomía no estaba tan estudiada. Varias horas de juego con este mando tienen que provocar serios dolores en las manos; pero por otra parte, de esa manera conseguiremos una experiencia retro auténtica.