El nuevo teclado de Apple podría reinventarlo todo

El nuevo teclado de Apple podría reinventarlo todo

Apple podría cambiarlo todo en el sector de los teclados con un Magic Keyboard con Touch Bar, o incluso con algo más.

El teclado ha permanecido como tal desde hace varias décadas. Apple tiene el suyo propio y el resto de marcas que operan bajo Windows tienen otro formato, aunque muy similar. No obstante, el concepto es el mismo y ninguno destacada sobre el resto. Sí por ergonomía, diseño y otras parafernalias, pero no por el concepto en sí.

Un teclado que cambia según las circunstancias

Apple introdujo en 2016 la Touch Bar, una pantalla táctil de los nuevos MacBook que cambia su contenido en función del contexto en el que nos encontremos. Fue algo muy simple, pero al mismo tiempo totalmente revolucionario.

Si estamos en el navegador web, tendremos controles relativos a este contexto, como por ejemplo botones de navegación para ir hace detrás o hacia delante, un campo de búsqueda, botones de favoritos y otros. Si estamos en Photoshop, estos botones se sustituirán por pinceles y otras herramientas de la aplicación. Y así con todas las aplicaciones.

Esto, llevado a un nuevo hipotético teclado de Apple, podría dejar dos cosas: la primera, muy obvia, un teclado con Touch Bar; la segunda, algo mucho más interesante a la vez que improbable, un teclado donde cada letra obtenga un contexto único.

Un Magic Keyboard con Touch Bar es lo más probable

Lo primero es muy sencillo se imaginar, de hecho, hay muchos conceptos en la red. Así, podríamos disfrutar de estos controles aun cuando no estemos en un MacBook, que es en muchos de los casos, sobre todo en el ámbito profesional (y más aún sabiendo que la Touch Bar va más bien destinada a un sector más profesionalizado).

Un Magic Keyboard con Touch Bar es tan probable que ya existe una patente sobre ello (de la californiana, por supuesto). En la patente, observamos el típico teclado de Apple pero con una franja superior compuesta por una pantalla.

Un teclado que sea todo Touch Bar

En cambio, un teclado que cambie todas sus teclas en función de las condiciones es algo más difícil de imaginar (y desarrollar), aunque no imposible. No cambiar los botones de la Touch Bar, sino cambiar todos. No hablaríamos de un teclado táctil, sino de un teclado de verdad.

Una opción es presentar dos modelos: un Magic Keyboard con Touch Bar, y un Magic Keyboard cuyas teclas cambien

No tiene por qué existir un modelo y no los dos. De hecho, como ha ocurrido con el iPhone X y el iPhone 8, podría existir dos nuevos Magic Keyboard: uno con Touch Bar, que sería el iPhone 8; y uno con teclas ‘cambiantes’, que sería el iPhone X, algo más caro.

Pero, ¿es técnicamente posible?

A grandes rasgos, sí, es técnicamente posible, aunque el precio puede dispararse hasta los cientos de euros, aunque un Magic Keyboard básico, ahora mismo, no es que sea mucho más barato (149 euros en España la versión con teclado numérico). Por lo tanto, hablamos de mínimo 249 euros una supuesta versión con Touch Bar y unos 349 euros una versión con botones dinámicos al completo.

Hay varias maneras de hacerlo. La primera, la más sencilla y barata, aunque también es la que menos probable pudiera escoger Apple si de verdad estuviese detrás de un teclado de este tipo. Esta opción sería mediante una pantalla de tinta electrónica (son baratas, y para la función que cumplirían, sería más que suficiente) que ocupe toda el teclado, y, sobre esta, teclas transparentes.

La otra opción, probablemente más costosa, aunque más pulida, es una pequeña pantalla de tinta electrónica en cada tecla. En el vídeo superior vemos algo muy parecido a lo que aquí se expone, aunque por supuesto el resultado dista mucho.

Por qué “necesitamos” este teclado

Fíjate en tu teclado y se franco: ¿cuántas teclas usas? Vale, probablemente la mayoría, pero seguramente hay al menos 10 que no has usado nunca ¿Y si pudieras sustituirlas por otras utilidades que uses constantemente, como por ejemplo, minimizar ventana, o una combinación de teclas? Y ya no solo eso, sino que hay veces en las que no necesitamos para nada el 90% de las veces, como por ejemplo cuando jugamos.

Imagina un teclado que, cuando estemos jugando, cambie el icono de sus teclas por una acción (montar, desmontar, cargar, cambiar la escena de la cámara, lo que sea), en vez de tener que estar recordando de memoria qué acción se ejecuta con qué tecla. Y ya no solo jugando, sino a nivel profesional: un diseñador artrítico, por ejemplo, muy probablemente necesite muy poco el teclado más allá del numérico, por lo que sería ideal poder sustituir sus teclas por funcionalidades propias de su programa.