Omicrono, la tecnología de El Español

El ordenador cuántico más potente hasta ahora es de IBM; aunque por el momento es más un adelanto de lo que está por llegar.

Los ordenadores cuánticos tienen un nombre muy chulo, pero la verdad es que para el usuario medio no sirven de mucho; no, no puedes jugar a Crysis ni rellenar hojas de cálculo.

Eso es porque los chips cuánticos son muy especiales: están diseñados para otro tipo de tareas, tareas que un ordenador normal nunca podrá realizar; el objetivo es alcanzar ese nivel, que se conoce como “supremacía cuántica”. El momento en el que un ordenador cuántico justificará su existencia.

IBM llega a los 50 qubits

Mientras lees estas palabras, hay una carrera al sprint para ser el primero en conseguir esa supremacía cuántica; Google aseguró en la primera mitad del 2017 que estaba trabajando en un chip de 50 qubits que permitiría semejante hazaña.

Hoy IBM ha marcado un gol, anunciando  que se ha adelantado a Google creando un chip de 50 qubits. Seguro que al menos te suena que un “bit” es una unidad que puede tomar como valor 0 ó 1; pues un qubit, o bit cuántico, es capaz de tomar el valor 0, 1, o encontrarse en un estado de superposición cuántica, por el cual tiene los dos valores al mismo tiempo.

Esto permite muchas mas posibilidades, pero aprovechar el potencial de los qubits no es sencillo; y como hemos comentado, precisa de software específicamente diseñado teniendo en cuenta este extraño estado de superposición cuántica.

El nuevo procesador cuántico de 50 qubits de IBM es uno de los mayores logros tecnológicos del año, así de claro; no ha sido suficiente para alcanzar la supremacía cuántica, pero eso es porque realmente aún no es usable. Y es que lo difícil no es conseguir muchos qubits, sino que sean estables y duraderos, lo suficiente como para realizar operaciones durante más tiempo.

Por qué el ordenador cuántico más potente aún no sirve para nada

El gran obstáculo son los tiempos de coherencia, que es el tiempo que tarda un chip en perder la capacidad de realizar cálculos cuánticos; este tiempo se mide en microsegundos, por lo que os podéis hacer una idea de la escala en la que los ingenieros están trabajando.

El chip cuántico de 50 qubits de IBM usa cables superconductores para logar unos tiempos de coherencia superiores a otros proyectos más potentes (como un sistema de 51 qubits creado por la Universidad de Harvard). Aunque no lo suficientemente largos como para conseguir la supremacía cuántica.

Puede que el otro ordenador cuántico presentado por IBM hoy, de “sólo” 20 qubits, sea más interesante; tiene un tiempo de coherencia de 90 microsegundos; lo que lo sitúa líder en el mercado, por lo que ya se puede usar de manera comercial. IBM lo ofrece a sus clientes para realizar cálculos com un servicio en la nube.

El objetivo último es un tiempo de coherencia ilimitado; o al menos comparable al de un chip de silicio normal y corriente. Aún falta un poco para eso. Pero no podemos negar que hoy IBM ha dado un salto de gigante en la implantación de sistemas cuánticos.

  • Michel Assaf

    el otro año saldra otro y este quedara para jugar minecraft los de la oficina

3 de 8