Omicrono, la tecnología de El Español

Usando un pequeño truco, ha sido posible publicar tuits de miles de caracteres de longitud. Suficiente para publicar un libro.

La longitud de los tuits es una de esas polémicas constante de Twitter, que nunca terminan. Los 140 caracteres no son suficientes para mucha gente, sobre todo en algunos idiomas; pero al mismo tiempo, existe el miedo de que aumentarlos destroce el propósito y el espíritu de la red social.

Saltándose el límite de caracteres así como así

Twitter sigue probando a aumentar el límite a 280 caracteres, por ahora sólo en algunas cuentas. Pero mientras tanto, una cuenta alemana lo ha intentado por su cuenta; no es de extrañar, teniendo en cuenta que el alemán sería uno de los idiomas más favorecidos de un aumento en el límite.

Pero una cosa es eso, y otra muy diferente es publicar tuits de miles de caracteres de longitud. Es lo que consiguió la cuenta @Timrasett, con un tuit para el que necesitamos hacer scroll varias veces para leerlo en su totalidad.

Claro, que decimos “leerlo”, pero en realidad no hay mucho que leer; y no, no es porque esté en alemán, sino porque es una sucesión continua de números y letras sin sentido. La única parte que se puede leer es el principio, en el que el propietario de la cuenta y de @HackneyYT presumen de haber encontrado este truco.

Sí, consiguieron nada menos que incluir aproximadamente unos 35.000 caracteres en el tuit. Es tan largo que parece no terminar nunca; aunque no tenga sentido, lo interesante es cómo lo han conseguido: metiendo una dirección URL.

Cómo era posible publicar tuits de miles de caracteres

En medio de todos esos caracteres, los mas importantes son estos tres: “.cc/”. Esa es la pista que nos dice que en realidad la mayor parte del tuit es un enlace; recordemos que desde hace un tiempo, los enlaces no cuentan para el cómputo de 140 caracteres en Twitter.

Los creadores del tuit se han aprovechado de esto para crear un enlace enorme; en concreto, los primeros 27.024 caracteres pertenecen al nombre del dominio, seguidos por “.cc/”, y 3.244 caracteres del nombre del directorio. Por supuesto, semejante enlace no existe, pero el algoritmo de Twitter lo interpreta como tal, y lo permite.

O al menos, lo permitía. A Twitter no le ha sentado bien este intento de saltarse sus normas; no solo borró el tuit sino que cerró temporalmente las cuentas de los que habían ingeniado el truco. Al menos, aún puedes ver el tuit original, gracias a Internet Archive (qué haríamos sin este servicio).

No sabemos porqué Twitter se lo ha tomado tan a pecho (probablemente porque semejante tuit provocaría problemas a muchos usuarios); recordemos que la propia compañía se planteó seriamente aumentar el límite de caracteres a 10.000. Un movimiento que la hubiera enfrentado directamente con Facebook, no como ahora, que ocupa un nicho algo diferente; tal vez ese fue el motivo.

2 de 11