Cómo la inteligencia artificial revolucionará la medicina

Cómo la inteligencia artificial revolucionará la medicina

La inteligencia artificial está llamada a ser el futuro de nuestra salud, y podemos encontrar muestras de ello en la actualidad.

La inteligencia artificial y la salud están condenadas a entenderse, como ocurrió con la tecnología y la medicina. Ya tenemos los primeros ejemplos, y el futuro nos traerá mucho más.

La tecnología ha hecho avanzar a la medicina a pasos agigantados. Internet se ha convertido en una fuente de información para todos (para bien y para mal), los tratamientos han mejorado enormemente, los doctores son mejores en su trabajo y podemos procesar datos inimaginables hasta ahora.

A día de hoy los hospitales están conectados, los médicos pueden pasar teleconsulta con vídeo e incluso se pueden hacer demostraciones quirúrgicas a distancia. Las herramientas de Huawei para la industria de la salud son un buen ejemplo de ello. Ha sido un gran cambio en muchos sentidos.

Pero esto no ha hecho más que empezar. La inteligencia artificial promete revolucionar aún más la práctica clínica y la industria de la salud. Desde gigantes de la computación hasta pequeñas startups que buscan despegar en un mercado. Existen cientos de proyectos dedicados a juntar inteligencia artificial y medicina, y sólo es el comienzo.

La inteligencia artificial en la salud actual

Uno de los mejores ejemplos de que la inteligencia artificial y la medicina ya se mezclan es Watson. El superordenador de IBM ya es capaz de dar diagnósticos de cáncer con una precisión del 83%, y sugiere posibles tratamientos al profesional médico. Watson también puede realizar un seguimiento individualizado de cada paciente a nivel genético. E incluso ya está identificando medicamentos nuevos y la relación entre medicamentos existentes.

IBM no es la única que se está metiendo en este campo. DeepMind, la división de investigación de inteligencia artificial de Google, se ha aliado con el servicio nacional de salud británico. El objetivo de la compañía de Alphabet es crear una aplicación, Streams, que centraliza la información sobre un paciente. La gracia es que Streams puede generar alertas en base a esa información, permitiendo al profesional sanitario actuar con rapidez.

Startups que revolucionan la medicina

Pero las apuestas de la inteligencia artificial en la salud no sólo vienen de grandes jugadores. También existen startups que están trayendo propuestas novedosas a este mundo de las IAs.

Careskore es una startup de Chicago que ha desarrollado un algoritmo. Es capaz de prever cuándo volverá un paciente al hospital combinando datos clínicos, demográficos, de laboratorio y de conducta. En otras palabras, analiza el riesgo de cada paciente.

Oncora Medical está en Philadelphia, y también se especializa en combatir el cáncer. Recoge toda la información posible de cada tratamiento de quimioterapia y lo analiza. De esta forma puede ofrecer análisis predictivos para que los oncólogos tomen decisiones informadas. Como, por ejemplo, si la dosis de quimioterapia es la idónea.

Sentrian apunta aún más allá: quieren prever cuándo nos pondremos enfermos. Así podrán tratarnos incluso antes de que tengamos que ir al hospital, reduciendo las asistencias a los centros hospitalarios. Para ello usan biosensores, y machine learning para analizar esos datos.

Arterys quiere revolucionar las resonancias magnéticas cardiacas. En vez de tardar una hora, su sistema de visión computerizada puede hacer el mismo trabajo en 10 minutos. La plataforma genera una representación en 7 dimensiones de los datos, y también funciona en pulmones e hígados.

Y Atomwise es revolucionario para el desarrollo de nuevas medicinas. Su sistema usa inteligencia artificial a nivel molecular para encontrar nuevos tratamientos. Y ha servido para hacer avances en la lucha contra el ébola, por ejemplo.

El potencial de la inteligencia artificial en la medicina

El potencial más evidente de integrar inteligencia artificial y la medicina es mejorar nuestra salud. Con mejores diagnósticos, tratamientos más efectivos, se alargarán nuestras vidas. Incluso podemos mezclar datos biométricos y predicción para evitar tener que ir al hospital, en primer lugar.

Pero la inteligencia artificial no sólo tiene el potencial de hacer que vivamos más tiempo. Según Accenture, las IA aplicadas a la medicina podrían ahorrar 150.000 millones de dólares a la industria médica estadounidense. Además, el mercado tiene mucho potencial de crecimiento. En 2014 era un mercado de 600 millones de dólares, y en 2014 se estima que será de 6.600 millones, 11 veces más.

Según el mismo estudio, la aplicación más importante de la inteligencia artificial en la medicina será la cirugía realizada por robots. Le siguen las llamadas “enfermeras virtuales“, la asistencia administrativa, la detección del fraude y los errores en las prescripciones de la medicación.