Estos objetos impresos en 3D son capaces de transmitir a redes WiFi sin usar electricidad

Estos objetos impresos en 3D son capaces de transmitir a redes WiFi sin usar electricidad

Investigadores han desarrollado objetos impresos en 3D que se conectan a la WiFi para enviar todo tipo de información, sin necesidad de electricidad.

Con el método ideado por investigadores de la Universidad de Washington, es posible fabricar objetos de plástico que puedan transmitir datos digitales. No solo eso, sino que cualquiera puede crearlos con una impresora 3D.

A poco que sepas algo de química y física, sabrás que no es posible transmitir ondas con plástico; por eso, los científicos tuvieron que demostrar su ingenio, y asumir algunas concesiones.

La impresión 3D también sirve para crear objetos conectados

Para empezar, el dispositivo precisa de un movimiento, el que sea; puede ser viento para mover un anemómetro, o un botón para que el usuario lo mueva, o incluso líquido que pase por unas aspas. Sea lo que sea, moverá un engranaje; y a su vez, sus dientes conectan con una antena.

La segunda concesión que tenemos que hacer para que este dispositivo funcione es que ya exista una red Wifi activa; el dispositivo no es capaz de emitir por si solo.

Eso es porque, cada vez que los dientes conectan con la antena, esta refleja las señales inalámbricas que se encuentran a nuestro alrededor. Un recibidor WiFi puede interpretar estas señales reflejadas y descodificarlas para obtener la información.

Cómo podríamos usar objetos impresos en 3D que se conectan a la WiFi

Incluso con esos detalles, este es un gran avance para crear dispositivos inteligentes sin necesidad de electricidad. Los dispositivos creados por los investigadores son buenos ejemplos. Uno es un medidor que podemos acoplar a una garrafa de detergente; cada vez que lo usemos, enviará la información de cuánto líquido está saliendo del contenedor, para apuntarlo en el pedido automáticamente si se está acabando.

Si a este avance le sumamos la impresión en 3D de metales, las posibilidades se expanden; como incluir información que otro dispositivo pueda leer para saber cómo interpretar los datos enviados.

Los modelos están disponibles para su descarga en la web de la Universidad. Así que cualquiera puede descargarlos, modificarlos e imprimirlos.

El orgullo rezuma en las declaraciones de los investigadores, y no es para menos; aseguran haber conseguido algo inaudito hasta ahora, y probablemente su trabajo tendrá gran importancia en el futuro cercano.