Este es el rendimiento que perderá tu ordenador al protegerte contra Meltdown y Spectre

Este es el rendimiento que perderá tu ordenador al protegerte contra Meltdown y Spectre

Las pérdidas de rendimiento en Windows 10 por Meltdown y Spectre ya se pueden medir, y aunque no son inexistentes, tampoco son catastróficas.

Desde el principio, lo peor de los bugs Meltdown y Spectre descubiertos en todo tipo de procesadores no ha sido el riesgo para nuestra seguridad; sino las consecuencias de mitigar y tapar estos bugs.

Como Meltdown y Spectre son bugs a nivel de hardware, la única manera de solucionarlos es cambiar a las nuevas CPUs que salgan este año. A nivel de software, lo único que se puede hacer es desactivar funciones y cambiar la manera en la que se usa el procesador; y eso se traduce en pérdidas de rendimiento.

Según los primeros informes, los ordenadores podían ser entre un 5% y un 30% más lentos con los parches instalados. Sin embargo, con el paso de las horas no ha quedado tan claro que el impacto vaya a ser tan fuerte. Desde el principio, Intel ha intentado echar balones fuera, asegurando que la pérdida de rendimiento depende del tipo de carga de trabajo. Pero, ¿cómo se traduce eso al uso diario que le damos al ordenador?

Pérdidas de rendimiento en Windows 10 por Meltdown y Spectre

Windows 10 ya ha recibido un parche para protegernos contra Meltdown y Spectre; y como afirman en Techspot, el rendimiento de nuestro ordenador puede verse afectado mínimamente en algunas ocasiones.

Para empezar, la buena noticia: en muchas pruebas las diferencias de rendimiento son inapreciables. Estamos hablando de diferencias de un 1-2%, que entra dentro del margen de error de la prueba.

(Techspot)

Por ejemplo, en Cinebench, uno de los benchmarks más populares para medir el rendimiento de la CPU, los resultados en multi-hilo fueron un 2% peores; sin embargo, los resultados de un sólo hilo fueron un 1% mejores, así que no podemos asegurar que haya una diferencia notable. El resto de benchmarks dio resultados similares, algunas veces era más un poco más rápido antes del parche, otras lo era después.

(Techspot)

La mala noticia es que hay algunas cargas de trabajo que sí se ven afectadas; la más llamativa es en el benchmark para SSDs AS; la lectura 4K sufrió una pérdida de rendimiento del 23%, una cifra más cercana a los informes iniciales. Y no es cosa del programa, porque CrystalDiskMark mostró exactamente la misma diferencia del 23%.

Apple tranquiliza a los usuarios

La compañía de la manzana también ha confirmado en las últimas horas que todos sus sistemas se ven afectados por Meltdown y por Spectre.

En lo que respecta al rendimiento, Apple ha sido muy cauta a la hora de predecir el impacto que tendrán sus parches. la diferencia no será drástica, e incluso la compañía ha llegado a decir que no supondrá una reducción mesurable del rendimiento en iOS y macOS.

Google consigue un impacto “despreciable” de rendimiento

El efecto de estos parches se teme mucho más en los servidores; como hemos visto antes, la lectura de datos se puede ver muy perjudicada, pero no es el único problema al que se enfrentan.

Afortunadamente, Google ha publicado detalles de una nueva técnica llamada ReptOnline; este parche resulta en sólo caídas menores de rendimiento. Google no ha dado cifras concretas, pero asegura que en las cargas de trabajo de su infraestructura han notado un impacto despreciable en el rendimiento.

Esto es especialmente importante para la nube de Google, donde una pérdida de rendimiento puede traducirse en una inversión millonaria para mejorar el hardware. Por supuesto, no todo el mundo cuenta con una infraestructura semejante, por lo que las mejoras de ReptOnline sólo servirán para algunos casos; pese a todo, Google ha publicado los detalles de su funcionamiento para que otras compañías lo prueben.

 

Como veis, la respuesta definitiva es que probablemente no vayas a notar diferencias en el rendimiento después de parchear tu sistema. Sin embargo, si eres de lo que piden mucho a su ordenador, hay casos concretos en los que podría resultar un problema.