Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Muchas veces nos preguntamos si tal persona es más inteligente que otra por genética, por voluntad, o por diversos factores que se escapan a nuestro entendimiento. Realmente ya existen estudios sobre si la inteligencia es “genética” (que por cierto, no lo es, la genética determina solo una parte de la posible inteligencia final del individuo, pero no toda la inteligencia final). Hoy no hablaremos de inteligencia, sino de éxito académico. Es decir, nos centraremos en saber si es posible determinar la posibilidad de llegar a acabar una carrera universitaria (o cualquier estudio superior) gracias a los genes que poseamos.

Según un grupo de investigadores, se han identificado hasta 3 genes responsables de este éxito académico, que pueden influir en si una persona llega a ir a la universidad. El estudio utilizado es de tipo longitudinal (a lo largo de un tiempo) y realizado con miles de individuos de EE.UU. Este estudio aparece en la edición de este mes en Psicologia Evolutiva, de la American Psychological Association.

Como nos comenta Kevin Beaver, profesor de la Escuela de Criminologia y Justicia Penal en la Universidad Estatal de Florida:

“Ser capaz de demostrar que los genes específicos están relacionados de alguna manera con el logro académico es un gran paso adelante en la comprensión de las vías de desarrollo entre los jóvenes”

Los genes en cuestión son el DAT1, DR2 y DRD4 (implicados en el transporte de Dopamina y en los receptores de Dopamina, la cual es responsable de la atención, la conducta impulsiva y la inteligencia), y se han relacionado con la regulación de la atención, la motivación, la violencia, las habilidades cognitivas y la inteligencia, según el estudio. Anteriormente, como os he comentado, se habían llevado a cabo estudios similares para identificar genes relacionados con la inteligencia, pero no se había examinado si estos genes contribuían al logro educativo.

Beaver y sus colegas analizaron datos del Estudio Nacional Longitudinal de Salud Adolescente (conocido como Add Health). Este es un estudio que se realizo, a nivel nacional, con jóvenes estadounidenses matriculados en la escuela media o secundaria entre 1994 y 1995. Se continuó el estudio hasta 2008 (los encuestados ya tenían entre 24 y 32 años). Así pues, se realizo una serie de encuestas a los participantes, teniendo en cuenta las muestras de DNA, y se les entrevistó junto a sus padres. El total de participantes ascendía a 1.674 encuestados.

Realmente, todo el mundo posee estos 3 genes (DAT1, DRD2 y DRD4), la diferencia está en los alelos de estos genes (los alelos son las partes variables de cada gen). Los sujetos que tenían cierto tipo de alelos acababan alcanzando niveles más altos de educación, según los resultados de este estudio.

Pero aquí sucede como en los estudios de inteligencia. Poseer o no estos alelos no implica necesariamente alcanzar unos niveles altos de educación, sino que todo es probabilístico. Es decir, poseer estos alelos eleva la probabilidad de llegar a elevados niveles de educación, pero juegan también un papel importante factores ambientales como el nivel socioeconómico, el CI (cociente intelectual), etc. Es decir, tener estos alelos no garantiza 100% que tal o cual persona se graduará en la universidad, sino que eleva su probabilidad a llegar a esto. En medicina nada es total y absolutamente verdadero o falso, las cosas funcionan con probabilidad.

Vía: Medical News Today.