Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

 

La soledad en edades avanzadas es un factor de riesgo mayor de enfermedad y muerte, igual que fumar. Pero mientras es muy probable que tu médico te recomiende dejar de fumar, es muy improbable que te pregunte si te sientes solo y te avise de la importancia de dejar de sentirte así y, aunque sí lo hiciera, no existen muchas terapias que hayan mostrado una eficacia significante para combatir este sentimiento de soledad. Hasta ahora.

En un estudio reciente, liderado por J. David Creswell, profesor adjunto de psicología en Carnegie Mellon’s Dietrich College of Humanities and Social Sciences, la meditacion basada en la atención sostenida se convierte en una poderosa herramienta terapeutica muy influenciante tanto en la salud mental como física.El estudio, publicado en la revista Brain, Behavior and Immunity, extiende los beneficios de la meditacion basada en la atención sostenida  a ayudar a reducir el sentimiento de soledad y el riesgo de enfermedad en edades avanzadas.

Los participantes en la investigación fueron 40 voluntarios adultos sanos en edades entre 55 y 85 años que mostraron interés en aprender técnicas de meditación basada en la atención sostenida. Cada uno de los participantes del estudio rellenó un cuestionario evaluando su soledad.También proporcionaron muestras de sangre que revelaron que una mayor sensación de soledad se asociaba a una alta expresión de genes proinflamatorios.

Luego, los participantes se dividieron en dos grupos. El primer grupo participó en un programa de meditación de 8 semanas. El otro grupo actúo como control y no recibió ningún tratamiento.

Los resultados mostraron que participar en el programa de meditación redujo la sensación de soledad en adultos de edad avanzada comparada con los miembros del grupo control, quienes experimentaron pequeños aumentos de su sentimiento de soledad. Suficiente evidencia para sugerir que el efecto fue atribuible a la practica de la meditación y no al compañerismo proporcionado por formar parte de un grupo de estudio de la investigación o de ir a un retiro espiritual.

Los científicos también hicieron un segundo descubrimiento, bastante más atrevido. El programa de meditación también reducía significantemente la expresión de genes proinflamatorios y la proteína C reactiva en la sangre de los participantes. Es decir, era capaz de reducir la inflamación.

El estudio cita ensayos controlados randomizados previos que descubrieron que la sensación de soledad no se alteraba tras la facilitación de soporte social. Otros estudios han mostrado que aún cuando la meditacion se enseña a una persona sola, los participantes experimentan reducciones en los niveles de estress y mejoran su salud física.

Según Cresswell, la habilidad de la meditación para bajar los niveles de inflamación es particularmente importante porque la inflamación juega un papel significante en el desarrollo de enfermedades importantes desde cancer, enfermedad cardiovascular o Alzheimer, hasta artritis, diabetes y sindrome del intestino irritable. Ahora, Creswell tiene intención de repetir y extender este estudio en un experimento más amplio con una muestra de 150 participantes, usando un grupo control activo, para profundizar más en sus resultados.

Fuentes: CNN