Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En 1879 Thomas Alva Edison presentó al mundo la bombilla. En realidad no era la primera, pero si la más viable, ya que en 1855 Heinrich Goebel había registrado la suya y en 1874 había hecho lo propio Alexander Lodygin. Además Humphry Davy y Warren de la Rue ya habían trabajado en este invento, y no podemos olvidar la polémica en torno a Tesla, que también presentó una antes que Edison.

Pero dejando de lado toda la polémica del comienzo de la bombilla incandescente, que es la que brilla calentando un filamento metálico mediante una corriente eléctrica, si podemos hablar del final de ella, ya que desde el pasado 1 de Septiembre se han adejado de fabricar en la Unión Europea para cumplir con la Directiva Ecodesign 2009/125/CE. Más de 150 años de bombilla incandescente han llegado a su final.

La retirada del mercado de la bombilla incandescente ha sido gradual, desapareciendo las de más de 100 vatios en 2009, las de más de 75 vatios en 2010, las de 60 vatios en 2011 y en 2012 su retirada total.

La medida pretende ahorrar algo de dinero al consumidor, mucho a la Unión Europea y en teoría reducir el consumo de CO2 y de luz, aunque las repercusiones ecológicas han sido objeto de estudio y mucha crítica, ya que no queda del todo claro que estas bombillas vayan a tener un impacto positivo.

Las actuales bombillas incandescentes sólo convierten un 5% de energía en luz, y según la Unión Europea con el cambio se ahorrarán 40.000 millones de kilovatios/hora a partir de 2020, el equivalente a lo que 11 millones de hogares gastan en consumo eléctrico. Todo ello gracias al ahorro del 75% de consumo que pueden alcanzar las alternativas que ya se comercializan.

A partir de hoy podemos decir adiós a las bombillas incandescentes, aunque todavía quedan unas cuantas con nosotros que nos acompañarán algún tiempo más.

vía | Cinco Días