Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Con el panorama actual, hablar de política está a la orden del día. Quién ha votado a quién, porque lo ha hecho, que forma de pensar tiene respecto a ciertos asuntos políticos… Hay muchos que son indecisos, por simple falta de conocimiento, o por falta de ganas de ese conocimiento, entre otros factores. Pero hay otros, como el que os escribe por ejemplo, que saben muy bien que piensan sobre ciertos asuntos políticos específicos. Pero esto, ¿lo decide el ambiente? Es decir, la familia o los amigos, la gente de las que solemos estar rodeados, ¿son los que los afectan a la hora de votar? ¿O podrían ser directamente nuestros propios genes? Pues un poco de ambos, pero los genes tienen mucho que decir, sobre todo cuando nos independizamos y dejamos atrás a nuestra familia.

Hoy no hablaremos de política, ni ahora ni nunca, pues esto es un blog de ciencia y no de ideologías. Pero si hablaremos de genética, y por supuesto de salud, ya que la política lo decide todo, y entre ese todo se encuentra la sanidad y también el presupuesto destinado a la investigación científica. Así que, como veis, saber cómo decidimos quien tiene el poder es muy importante, y nuestros genes deciden eso.

Desde hace unos ocho años, la investigación sobre la genética de la ideología política ha crecido sustancialmente, según comenta Peter Hatemi, profesor asociado de ciencias políticas, microbiología y bioquímica en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Este profesor ha investigado, junto a Rose McDermott, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Brown, el papel que desempeñan nuestros genes en las actitudes, ideologías y comportamientos a la hora de votar. Su estudio se ha publicado en Trends in Genetics.

Normalmente se estudian gemelos idénticos y fraternos, ya que comparten todos sus genes, y los mellizos, que comparten solo la mitad de los genes, y se comparan sus respuestas a diferentes cuestiones políticas para saber qué papel juegan los genes en estas respuestas.

Hatemi y Mcdermott critican estudios anteriores usando estas técnicas, ya que alrededor de la mitad de las respuestas a cuestiones políticas lo pueden decidir los genes, pero la otra mitad lo deciden la educación y el ambiente.

El conocimiento político y la ideologia liberal sobre la conservadora suelen ser influenciados por la genética, mientras que la identificación con un partido político esta fuertemente influenciada por la familia o la forma de criarse, según estos investigadores.
Así lo comenta James Fowler, profesor de genética médica y ciencias políticas de la Universidad de California, San Diego:

“Las preguntas para identificar quien es liberal y quien es conservador, como los puntos de vista sobre el aborto o la pena de muerte, están fuertemente influenciados por la genética. Estas son actitudes sobre la reproducción y la supervivencia”

Por otra parte, Hatemi señala:

“Por otra parte, la afiliación política o partido que elige el individuo, tiene mucho que ver con la crianza y la familia”

Como he comentado al principio, y así lo piensan Hatemi y sus colegas en su estudio, los genes liberan todo su potencial para influir en la ideología política hacía los 21 – 25 años, edad en la que los hijos se suelen independizar de sus padres.

También comentan la influencia de los genes en el puesto de trabajo y en la vida en general, con quien hacemos amistad y las diferentes experiencias. Todas ellas afectan a la ideología política, según Hatemi. Los gemelos idénticos siguen siendo políticamente similares en la edad adulta, y los gemelos fraternos suelen ser más diferentes.

Finalmente, también aparecen cosas curiosas en el estudio de estos investigadores, ya que parece ser que hay una conexión entre ideología política y los genes del olfato o del sentido del olfato. Esto podría tener cierto sentido si tenemos en cuenta que, según la investigación de Hatemi y sus colegas, se sugiere que preferimos el olor de los que tienen similares tendencias políticas a las nuestras. Podría ser un tipo de estrategia evolutiva para encontrar personas afines a nosotros.

Como veis, últimamente se están descubriendo muchas cosas sobre la genética. Tanto genes de la felicidad, como “genes de la política”. Y aún quedan muchos estudios que desconocemos, pero no os preocupéis, porque si nosotros nos enteramos, vosotr@s también os enteraréis.

Vía: Doctors Lounge.