Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

 El uso de la marihuana como un medicamento más siempre ha estado rodeado de polémica. Y ya no digamos su uso de forma recreativa, cosa que ha sido aprobada en dos estados de los Estados Unidos hace un par de días. Por otra parte, su uso como sustancia medicinal si que estaba aprobada anteriormente en muchos más estados (aunque no en todos), y cada estudio o investigación habla de pros y contras respecto a esta droga tan conocida por todos. Hoy hablaremos de ambas cosas, tanto las buenas, como las malas, y cada uno que saque su conclusión al respecto, ¿os parece?

Ventajas de la marihuana:

Como ya sabréis, la marihuana funciona sobre nuestro cuerpo de la misma forma que un sistema natural propio que tenemos: el sistema endocannabinoide. La marihuana, o cannabis, hace exactamente lo mismo que este sistema mediante su ingrediente psicoactivo (tetrahidrocannabinol o THC).

Como comenta el Dr. Julie Holland, la marihuana medicinal se usa a menudo contra las nauseas y como estímulo del apetito, además de prescribirse contra el dolor crónico. Actualmente ya existen dos fármacos cannabinoides sintéticos contra la náusea extrema, el dronabinol y la nabilona. Por otra parte esta el Sativex, aún en investigación en los Estados Unidos, cuya función final será el dolor por cáncer.

Por tanto, las principales ventajas del cannabis en su forma medicinal serían contra las náuseas y el dolor, como afirman en unos estudios llevados a cabo por el Centro de Investigación del Cannabis Medicinal de la Universidad de California, donde se afirma que esta sustancia ayuda a los pacientes con dolor neuropático (el dolor causado por enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple o la fibromialgia, o secundario a la quimioterapia y la radiación).

Pero no sirve solo para el dolor, ya que otro estudio publicado en el British Medical Journal afirma que los consumidores de marihuana tenían una menor prevalencia de diabetes tipo II (aumento de azúcar en sangre, en su forma más común). La hipótesis que barajan es que el cannabis reduce el riesgo de desarrollar diabetes por su poder inmunomodulador y antiinflamatorio.

Inconvenientes de la marihuana:

Pero no todo es bueno sobre la marihuana, no podemos olvidar que es una droga y que, por tanto, puede crear adicción, de la misma forma que produce unos efectos “fisiológicos y eufóricos” que pueden llevar a aumentar el riesgo de determinadas enfermedades en los individuos con riesgo previo.

Entre estos efectos, como comenta el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE.UU., contamos con el aumento de la frecuencia cardíaca, que puede aumentar el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral en determinadas personas, o también algunos componentes carcinógenos, muy similares a los que contiene el humo de tabaco.

Por otra parte, según un estudio del año 2011 publicado en la revista Addiction, la marihuana tiene un pequeño efecto a largo plazo sobre el aprendizaje y la memoria, pero según los autores del estudio, los efectos adversos de esta droga estarían relacionados con otros factores preexistentes y eran reversibles, incluso tras un tiempo prolongado (es decir, que si sufres efectos adversos, es porque ya estabas predispuesto).

Pero no podía faltar un estudio contrario, como el de Nueva Zelanda realizado en 2012, donde afirman que para adolescentes este efecto adverso puede no ser reversible. Según sus autores, en adolescentes que fumaran hasta cuatro días a la semana, se podría perder un promedio de 8 puntos de cociente intelectual (entre los 13 y los 38 años), y los adultos que habían fumado durante su adolescencia tendían a mostrar déficits de memoria, concentración y capacidad intelectual respecto a los que no habían fumado.

Finalmente, también podemos hablar de los efectos de la marihuana sobre enfermedades mentales, ya que según varios estudios, el consumo crónico de esta sustancia conduciría a mayores tasas de ansiedad, depresión y esquizofrenia. Y un estudio reciente, publicado en el The American Journal of Addictions, mostró una asociación entre el consumo de marihuana durante la adolescencia y un aumento del riesgo de presentar conductas antisociales en la edad adulta.

Eso si, para acabar con el artículo de hoy, la buena noticia es que la marihuana tiene un bajo índice de adicción (el 9% de los consumidores), y su consumo no puede inducir una sobredosis fatal (es decir, su sobredosis, contrariamente a otras drogas, no acaba matando). Pero, de todas formas, hay que seguir estudiando si tiene tantos beneficios como se dice, y sus efectos a largo plazo, ya sea su uso medicinal o recreativo.

Vía: CNN.