Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Muy probablemente habrás escuchado en más de una ocasión el término Black Friday, sobre todo en los medios anglosajones. Lejos de ser algo negativo o el nombre de un grupo de metal nórdico, el Black Friday es una tradición particular que ocurre principalmente en Estados Unidos desde hace algunos años. ¿De qué trata? ¿De dónde viene? Todo tiene su explicación y ya que parece que la tendencia es a traernos algunas tradiciones propias de los estadounidenses vamos a tratar de aclarar qué es el Black Friday.

¿Qué es el Black Friday?

Como decíamos antes, el término puede parecer algo negativo pero nada más lejos de la realidad. El Black Friday es una tradición norteamericana que da el pistoletazo de salida a las compras navideñas y que tiene lugar siempre el día después de Acción de Gracias. Esa tradicional cena que estamos acostumbrados a ver en películas y series y que se celebra el cuarto jueves del mes de Noviembre.

Los grandes comercios aprovechan este día después de la gran celebración para ofrecer grandes descuentos y ofertas únicas que sólo se encuentran este día. Abren más pronto de lo habitual y en algunos casos los pequeños comercios y otros negocios dan fiesta a sus empleados para incitar aún más a comprar.

Algunos incluso desde hace un par de años abren desde media noche para ofrecer a sus clientes los descuentos y ofertas más jugosos. Una curiosa manera de incitar a la compra y empezar así con los preparativos navideños. Es precisamente la época del año, la última gran festividad antes de las navidades que hacen que el Black Friday tenga ese “encanto” especial.

Un encanto al que evidentemente no se han podido resistir para exportarlo fuera de sus fronteras algunas compañías. Apple o Amazon han sido las precursoras en exportar este día a Inglaterra y otros países hace unos años y curiosamente este año estamos viendo muchas ofertas especiales en nuestro país.

¿Cuál es su origen?

La historia de este término no tiene una relación directa con el actual, y realmente tiene una connotación algo negativa, pero tiene su por qué. La primera vez que se utilizó este término fue en 1869 y estaba relacionada con una crisis financiera en los Estados Unidos. No se conoce una relación entre este término y las compras hasta 1961 en la que el término aparece en un periódico y en el que queda claro su connotación negativa.

En un artículo en un periódico de Philadelphia se explica que los dos días de mayor actividad de compras se concentran en el viernes y sábado siguientes a acción de gracias. Esto supone un gran volumen de tráfico y problemas de movilidad. Algo que la policía de Philadelphia pasó a denominar y popularizar  como black fridays y black saturdays. Los comerciantes no estaban demasiado de acuerdo con el término adoptado por la autoridad e intentaron suavizar y convertir el término en algo más amable, hablando del Big Friday. El caso es que el intento de cambiar el término no resultó demasiado exitoso.

La popularidad de este gran día de compras fue creciendo exponencialmente año tras año y ya ha resultado imposible suavizar el término o mejorarlo. Así que se ha quedado el Black Friday, aunque en vista del éxito no hay por qué temer por lo negativo.

Lo cierto es que las ofertas se han ido extendiendo en muchos países y este año no han sido poco las tiendas en España, en su gran mayoría las virtuales las que han querido sumarse a esta iniciativa. Realmente vale la pena impulsar este tipo de iniciativas, mayormente en tiempos de crisis como los actuales. Son buenas ocasiones para realizar compras a buenos precios, y para los comerciantes un buen modo de aprovechar un tirón y poder deshacerse de stock.

A nosotros nos parece estupendo y de hecho hemos aprovechado alguna ofertita. ¿Qué os parece el Black Friday? ¿Habéis encontrado alguna ganga? Esperamos vuestros comentarios.