Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Por tod@s es conocida la molesta enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, ya que padecerla conlleva dejar de comer muchos tipos de alimentos que se consumen de forma habitual, y encima muchos de los alimentos “sin gluten”, hasta hace poco, eran más caros que los demás. Sin embargo poco a poco los supermercados se van concienciando y ya sacan casi todos sus productos en versión sin gluten o directamente sin este, pero hay algunas cosas que deberíamos comentar sobre esta enfermedad y que puede que muchos desconozcan:

1. La enfermedad celíaca es autoinmune

Aunque muchas veces se describe como una alergia, similar a la alergia al polen u otras sustancias, realmente es una enfermedad compleja, como bien describe el Dr. Nielson Fernández Becker, director de la Clínica Celíaca de la Escuela de Medicina de Stanford:

“La celiaquía es una compleja enfermedad autoinmune e inflamatoria del intestino delgado. Se desencadena por la proteína del gluten, que se encuentra en el trigo, centeno y cebada. Básicamente, su ingestión repetida provoca lesiones en el intestino delgado”

Normalmente, nuestro sistema inmune sabe distinguir las cosas perjudiciales o beneficiosas para nuestro cuerpo, pero en el caso de esta enfermedad se reconoce al gluten como un agente patógeno (como algo perjudicial) y nuestro cuerpo reacciona contra él, como si fuera una amenaza más, con las consecuencias que acarrea que en este caso son lesiones a nivel intestinal.

2. La enfermedad celíaca puede surgir en cualquier momento de la vida

De forma similar a algunas alergias, la intolerancia al gluten puede aparecer en prácticamente cualquier momento de la vida, ya sea en la infancia o en personas adultas. Eso si, según los estudios existe cierta predisposición genética, pero aún se desconoce la causa desencadenante, aunque se está investigando actualmente.

“De manera anecdótica, vemos pacientes que, tras haber tenido una gastroenteritis muy grave o una infección bacteriana, o incluso un embarazo, más adelante desarrollan la enfermedad celíaca”

3. No hay que dejar de comer gluten antes de tener una prueba confirmada

Si se tiene sospecha de ser celíaco, lo mejor es acudir al médico para realizarse las pruebas, no dejar de comer gluten sin más, porque pueden existir otras causas de malestar. Además, hay que estar consumiendo gluten para que la prueba sea válida, ya que la exclusión de su consumo es el tratamiento actual, y estar consumiendolo es lo que provoca que los anticuerpos de la prueba salgan positivos o negativos según el caso.

Es decir, si dejamos de consumirlo sin más y sin haber realizado ninguna prueba, no llegaremos a saber si es la causa o no, porque puede que hayamos cambiado otros hábitos aparte del gluten sin habernos dado cuenta.

4. Existe una relación entre enfermedad celíaca y osteoporosis

Por si no había suficiente con las lesiones intestinales (y el color y malestar que conllevan), dichas lesiones provocan que no se puedan absorbes ciertas vitaminas, como la vitamina D. En concreto, esta vitamina es muy importante para nuestra salud ósea, y su malabsorción provocará que tengamos más riesgo de sufrir una degeneración más rápida, es decir, un mayor riesgo de osteoporosis.

Por ello, a los pacientes que sufren enfermedad celíaca y llevan una dieta sin gluten, tras seis meses o un año, se les recomienda añadir a la dieta alimentos que mejoren la densidad ósea, ya que tras este período de tiempo libre de gluten la mucosa intestinal estará más sana y podrá absorber mejor los nutrientes.

5. La enfermedad se presenta de forma diferente según la persona afectada

Aunque los síntomas típicos incluyen dolores de cabeza, falta de concentración, calambres, hinchazón y diarrea, existen personas con enfermedad celíaca que no tienen síntomas gastrointestinales. Por ejemplo, existen pacientes diagnosticados que sufrieron una dermatitis, sin ir más lejos, con una erupción de ampollas y picazón en la piel (dermatitis herpetiforme).

6. El único tratamiento para la enfermedad celíaca es una dieta sin gluten

Por desgracia, aún con todos los avances actuales, el único tratamiento para esta enfermedad sigue siendo llevar una dieta sin gluten. Como he dicho al iniciar el artículo, son cada vez más los supermercados concienciados con la enfermedad y que sacan productos directamente libres de la proteína en lugar de varias versiones, unas más caras que otras.

Entre los alimentos que normalmente llevan gluten tenemos: trigo, centeno, cebada, malta, levadura de cerveza, avena, salsa de soja… Por ello es tan importante la concienciación de los fabricantes.

Vía: KQED.