Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Llevamos mucho tiempo oyendo hablar de las pantallas flexibles, hemos visto infinidad de videos y demostraciones de pantallas que se curvan, se enrollan y son resistentes a todo tipo de golpes y tropelías, ¿pero qué son y cómo funcionan las pantallas que algún día podríamos tener en nuestros teléfonos móviles?. Intentaremos explicaros de manera sencilla los secretos de estas pantallas.

Historia

La tecnología que usan actualmente los teléfonos móviles para sus pantallas son LED o LCD, tecnologías que necesitan de un cristal para formar la superficie de la pantalla, esto hace que dichas pantallas sean frágiles y por supuesto rígidas, de hecho lo único que se ha conseguido hasta ahora es producir cristales con tratamiento que los hagan especialmente duros y resistentes a arañazos, como los Gorilla Glass, que son los que utilizan hoy en día la mayoría de los dispositivos móviles.

¿Cómo funcionan?

Las pantallas flexibles se basan en la tecnología OLED (acrónimo inglés de organic light-emitting diode) que es un diodo que se basa en una capa electroluminiscente formada por una película de componentes orgánicos que reaccionan, a una determinada estimulación eléctrica, generando y emitiendo luz por sí mismos. Una de las características de estos es que al usar un compuesto orgánico, es posible utilizar plásticos flexibles que nos permiten doblar las pantallas, además pueden ser extremadamente delgados.

La estructura básica de un OLED es la siguiente:

 

 

Dependiendo del componente orgánico y el sustrato que se utilice las pantallas tendrán diferentes características. Por ejemplo, con contactos transparentes o semi-transparentes, podemos conseguir pantallas transparentes, y según la dureza del sustrato la pantalla será flexible o rígida.

Inconvenientes

Pero ¿cuál es la pega?, pues parece que la durabilidad de estos paneles orgánicos aún no llega a la de las LCD. Sin entrar en muchos detalles, de las tres capas que forman un panel OLED (verde, roja y azul) la azul tendría una vida útil 4 veces menor que las de los actuales LCD.

Otro de los inconvenientes sería el reciclaje de estas pantallas una vez retiradas, al estar formadas por componentes orgánicos, es decir plásticos, el reciclaje de estas sería caro y complejo, y en un mundo cada vez más preocupado por el calentamiento global y la sostenibilidad, esto no deja de ser también un aspecto a tener en cuenta.

Futuro

Actualmente esta tecnología está en desarrollo y cada uno de los principales fabricantes de pantallas tiene su propia patente, pero parece que SAMSUNG es la que más cerca está de comercializar una de estas pantallas, los últimos rumores señalan 2013 como el año en que SAMSUNG comience a utilizar estas pantallas en sus dispositivos móviles.

Tampoco descartemos un iPhone con este tipo de pantallas, dado que Apple utiliza paneles de otros fabricantes, podría ser capaz de rebajar los costes de una línea de fabricación de estos paneles debido a su enorme volumen de pedidos.

Aquí os dejamos un video con otras posibles aplicaciones de las pantallas OLED: