Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Como todos habréis oído y vuelto a oír en miles de medios de comunicación, mañana es posible que sea “el fin del mundo” (y, desde la caída del Imperio Romano, ya es el fin del mundo número 183…). Así que, ni cortos ni perezosos, en Omicrono os contaremos como sobrevivir a un posible colapso planetario, si es que se da. Aviso de antemano la gran cantidad de ironía que depositaré en este post, porque creo que va a ser de los más divertidos que he escrito nunca.

¿Cuáles podrían ser las causas de un posible fin del mundo tal y como lo conocemos?

Vamos a enumerarlas y hablar brevemente de cada una, ¿os parece?

Pandemia mundial: Si habéis visto las películas de “28 días después”, “28 semanas después” y un largo etcétera de películas similares, os imaginaréis de que va. Sería un final de la humanidad a causa de un virus desconocido sin cura alguna, ¿es posible? Si, pero se puede producir tanto mañana como el mes que viene, eso no lo sabremos de antemano. Para los amantes de las teorías conspiratorias, se comenta que existen virus almacenados en algunos países, en plan “investigación”. Es algo que no os puedo asegurar, pero dispuestos a ponerle ironía al asunto…

Gran erupción volcánica: También tenemos la opción de acabar como Pompeya, enterrados bajo grandes cascadas de lava y ceniza volcánica, ¿no? Bueno, del todo imposible. Para empezar porque las erupciones volcánicas se detectan con mucho tiempo de antelación hoy en día, y para finalizar sería rematadamente complicado que reventaran todos los volcanes del mundo a la vez, y encima mañana.

Terremotos, Tsunamis, Huracanes o Tormentas: Bueno, con los desastres de Haití, Fukushima y hace poco Nueva York estamos más que espantados. Muchos defensores de la “teoría Maya” pondrán estos ejemplos, pero todo esto es puro cambio climático, y como habréis notado se dan fenómenos así cada cierto tiempo, pero no todos a la vez (eso nos faltaba). Eso sí, no os perdáis esta predicción meteorológica, no tiene ningún desperdicio:

Colisión de un asteroide o meteorito: Esta es la opción que más se baraja, pero como podéis ver en el vídeo inferior de la NASA (por si aún quedaban dudas), no hay ningún asteroide, meteorito, o piedra extraterrestre cualquiera que vaya a colisionar con nuestro planeta. Hay más probabilidades de que nos lo carguemos nosotros mediante bombas atómicas (como las que tienen bien guardadas países como Corea del Norte, Rusia o EEUU) que ver como lo hace un asteroide venido del espacio.

Métodos de supervivencia:

Llegados a este punto, y tras reírnos un poco, pensemos por un momento que pasa algo y nos toca sobrevivir de alguna manera. Los satélites no funcionan, no hay comunicaciones, vuestros queridos smartphones, tablets u ordenadores no sirven absolutamente para nada. ¿Qué hacemos? ¿Nos volvemos locos y a tomar viento? Bueno, pues no, caer en la psicosis no es la solución, así que vamos a comentar algún que otro método de supervivencia:

Caída de un asteroide:

Lo principal es saber la envergadura y material de dicho pedrusco. Se pueden clasificar en rocosos, metalico-rocosos y metálicos. La mayoría de los que están cerca de nuestro planeta son rocosos, pero los peores y los que más daño nos harían serían los metálicos. Es más importante su material que su anchura (para haceros una idea, la roca que supuestamente extinguió a los dinosaurios medía 10 km de diámetro, más grande que la altura del monte Everest).

La pregunta es, ¿Cómo nos defendemos de ellos? Lo primero que pensaríamos es destruirlos mediante una bomba atómica o algo similar, pero los expertos rechazan esta opción a menos que nos encontremos con el problema directamente encima. Si hay tiempo para pensar opciones, la mejor es una sonda gravitacional, contradiciendo al instinto de los grandes cineastas de Hollywood. Esta sonda, de un par de toneladas de peso, conseguiría desplazar la órbita del asteroide de forma progresiva para que nunca llegara a afectarnos.

¿Y por qué no destruirlo? Pues por lo comentado anteriormente sobre el material. Si es un asteroide rocoso, aún, pero, ¿y si es de hierro totalmente? Ahí nuestras bombas atómicas no le harían ni cosquillas, por lo que desviar su trayectoria sería lo más adecuado.

Una solución rocambolesca contra un desastre natural:

Cuando vi esta noticia no podía ni creérmelo. Resulta que un granjero chino ha tenido la gran idea de fabricar lo que él llama Cápsula de Noé en miniatura, una especie de refugio con todo incorporado. Ya puede haber un tsunami, incendio, terremoto o lo que sea, que estas cápsulas lo aguantan todo.

Con sus 4,2 toneladas de peso, son capaces de flotar en el mar, están hechas de materiales ignífugos y soportan grandes impactos. Eso si, baratas no son, ya que cuestan 36.000 euros. Pero, ¡eh!, valen la pena. Hay hasta 14 plazas en cada cápsula, y en casos extremos podrían caber hasta 30 personas y sobrevivir hasta dos meses, ya que el cacharro en cuestión lleva un generador eléctrico, oxigeno y un almacén de comida. ¡Incluso tiene propulsión para navegar! Una delicia vamos.

Como es el fin del mundo, al menos que se acabe con placer, ¿no?

Finalmente, tenemos esta otra noticia, un poco más subidita de tono que las anteriores. Resulta que una productora de cine para adultos (Pink Visual) ha construido un bunker debajo de su estudio en Los Ángeles  California, que puede albergar hasta 1.500 personas para que puedan decir adiós al planeta, tal y como lo conocemos, mediante… una orgía de despedida.

Y, si esto ya no os parecía suficiente, ¡resulta que ya casi no quedan entradas! El bunker en cuestión dispone de una plataforma giratoria en el centro, bien acolchada, como no, y una zona de esparcimiento. Ah, y lo mejor de todo, varias “cámaras de fertilidad” (por si tocara repoblar el planeta, claro).

La parte mala del asunto es que hay cierta preocupación por los niveles de oxígeno, ya que hay mucha gente invitada y, con tanta actividad física, los dueños de la productora temen que haya problemas para respirar…

¿Qué os han parecido todas estas soluciones? ¿Incluiríais alguna más? La verdad es que las discotecas y demás locales de fiesta se van a hacer de oro esta semana con el tema de “la última fiesta de tu vida”, esto creo que está más que claro.