Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

No es la primera vez que hablamos sobre lo que necesita y cómo el NFC podría acabar de triunfar, y es que aunque muchos se empeñen de tacharlo como un fracaso que nadie quiere utilizar, lo cierto es que esta tecnología lleva usándose mucho tiempo antes de llegar a los smartphones, y este es sólo un paso más.

La clave del éxito

Llegar a impelementarse en los teléfonos móviles inteligentes no es el paso final del NFC, es sólo una vía de la que se podrá sacar provecho una vez llegue a otros sectores. Es decir, aunque convencer a los fabricantes de smartphones de poner un chip NFC pueda parecer muy importante de cara a su popularización, no lo es tanto.

La idea es que la llegada al smartphone funcione como puente de unión entre los servicios y herramientas que puede ofrecer el NFC y el usuario, pero mientras estos no existan no se podrá sacar provecho de ello.

Por supuesto es muy importante que miles y miles de personas ya cuenten con un chip NFC en sus bolsillos, aunque muchos no lo sepan. Esto permite que si una empresa tiene la oportunidad de optar por un sistema mediante NFC, se pueda lanzar a ello con más facilidad al saber que tiene el respaldo de miles de usuarios.

A eso hay que unirle una gran ventaja, y es que el NFC en el móvil es sólo una de las formas de usarlo, pero puede aparecer en muchas otra formas como etiquetas o tarjetas.

El transporte público y los bancos

Y si pensamos en los dos servicios que más se usan con tarjetas, lo primero que nos vendrá a la cabeza es el transporte público y los bancos con sus tarjetas de crédito. Los primeros llegan a miles de usuarios en todo el mundo, y los segundos son los que mueven el dinero y es como al final marcan las tendencias en usos. Y ambos ya han empezado a apostar por el NFC.

Hace ya casi un año que mi madre me llamó preguntándome por una tarjeta de crédito que había recibido que le permitía pagar sin dinero, y yo ayer recibía la mía. Estas tarjetas están equipadas de un chip NFC, y próximamente los bancos empezarán a equipar a los comercios de lectores que permitan usarlos.

Pero es que además son muchos los servicios de transporte público en España que cuentan ya con soporte para NFC, y el metro de Madrid, que es el que más usuarios tiene de España, ya está empezando a portar hacia este sistema. Si miramos más allá nos encontramos con que desde hace años el transporte público de Londres ya funciona así, y desde ayer el servicio de autobuses de la capital inglesa se convirtió en el primero del mundo en aceptar pagos mediante tarjetas sin contacto, es decir, con NFC.

Los bancos y el transporte público ya se empiezan a mover hacia el NFC, y es cuestión de tiempo que cada uno presente sus aplicaciones para smartphone, donde este se convertirá en nuestra cartera electrónica, donde llevaremos todas las tarjetas en una.

Es posible que esto suene peligroso, pero al fin y al cabo permitirá más opciones de seguridad y desarrollo que nuestra cartera tradicional, ya que si nos la sustraen quedarán todos nuestros servicios expuestos.

¿Qué futuro le ves al NFC?