Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

Está claro, y los datos revelados por la ciencia así lo avalan, que el cerebro humano es una de las herramientas más útiles. Su potencia es casi incalculable, y buen ejemplo de ello lo tenemos en la inteligencia y los estudios que muchas veces se publican y nos dejan sorprendidos.

Quizá esos son algunos de los principales motivos por lo que científicos de todo el mundo están constantemente investigando el cerebro humano. Y quizás, también, sean esas algunas de las razones por las que se ha afirmado, recientemente, que el cerebro será el próximo campo de batalla. Y no se trata de influir en las mentes sino, en realidad, de acceder de forma involuntaria a la información que tenemos almacenada.

Las actuales tecnologías BCI, es decir, las interfaces cerebro-ordenador, dan a los investigadores la posibilidad de compilar e interconectar datos neuronales, algo parecido a lo sucede en el proyecto Human Connectome, con el fin de trabajar con el cerebro humano. De esta forma, tendrán la posibilidad de conectarlo a sistemas robóticos. En un principio, dichas afirmaciones que hemos realizado podrían resultar extrañas, pero lo cierto es que este tipo de investigaciones podrían llegar a ser bastante importantes para la ciencia.

Aunque la tecnología BCI podría proveer posibilidades como ayudar a los soldados heridos o discapacitados a permanecer en el servicio después de una lesión, también podría ayudar a personas paralizadas con el fin de que utilizaran su cerebro para escribir, o permitir que las personas con miembros amputados tengan sensibilidad gracias a elementos biónicos.

Uno de los datos más interesantes es que, recientemente, se lograba demostrar la vulnerabilidad de los sistemas biotecnológicos. Como ya hemos comentado, este tipo de vulnerabilidades también podrían aplicarse a los elementos biónicos.

Los experimentos más recientes han probado que el cerebro puede controlar y maniobrar drones y exoesqueletos de metal, sin limitarse a éstos, lo que significa que los avances en este tipo de materias podrían llegar a ser bastante importantes y útiles.

El fin de estas investigaciones sería el de lograr aumentar la seguridad de los elementos que hemos hablado, imposibilitando que otros sistemas puedan vulnerarlos.

Parece que los estudios e investigaciones en este campo seguirán hasta que los elementos que se quieren utilizar sean invulnerables y no tengan fallos.

Vía | Wired
Imagen | Wikimedia