Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Estamos en época navideña, un momento para compartir con nuestros semejantes. Sin embargo hay cierto contenido que parece ser que no se ha hecho para compartir, y se trata del que lleva la etiqueta del copyright. Según la industria audiovisual, el artista no podría sobrevivir sin la existencia de este copyright, y ya se ha vendido como el pasaporte hacia la fama, los yates y las mansiones. Sin embargo, ya se ha demostrado una y otra vez que esto no tiene por qué ser así.

Uno de los canales más usados, especialmente desde que a principios de este año Megaupload quedó fuera de servicio, es el del P2P, y dentro de este el BitTorrent. Mediante este sistema cualquiera es capaz de compartir contenido de forma online, y gracias a la comunidad este quedará siempre en la nube. Desgraciadamente a día de hoy BitTorrent ha quedado en la mente del usuario como un similar de piratería, refiriendo esta como el hecho de compartir contenido protegido con copyright.

Lo curioso de esto es que parece ser que los piratas no son sólo individuos que visten con parche y llevan un loro al hombro, escondidos en sótanos con servidores y firewalls impenetrables para evitar que las autoridades de Internet encuentren su centro de operaciones desde donde se hacen millonarios compartiendo contenido con copyright (esto es más o menos irónico), sino que también las grandes productoras de Hollywood han descubierto que pueden compartir películas por BitTorrent.

Desde TorrentFreak han descubierto gracias a Scaneye unos logs de BitTorren que apuntan a que productoras de la importancia de Paramount Pictures, Warner Bros., Sony Pictures, 20th Century Fox o Disney estarían compartiendo contenido con copyright a través de BitTorrent, y algunas de las películas en cuestión ni siquiera pertenecen al que las comparte, sino a otra de las productoras.

No es la primera vez que esto ocurre, y ya hace un año YouHaveDownloaded revelaba que muchas compañías hacen uso de BitTorrent para compartir archivos, y no precisamente con permiso de sus propietarios.

Aún así esto no deja de ser un descubrimiento interesante, que de ser real podría significar que las productoras comparten contenido para hinchar las cifras sobre películas piratas o incluso porque sepan perfectamente que es la mejor forma de dar publicidad y hacer funcionar el contenido. ¿Qué crees que es más probable?