Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Como ya hemos explicado en alguna ocasión en MedCiencia, las enfermedades cardíacas son la mayor causa de muerte actual en los países desarrollados (aunque sigue siendo la mejor enfermedad para morir, después de todo). Y, aunque factores protectores hay muchos, como una buena dieta o el ejercicio físico, parece ser que existe una variante de un gen que protege contra estas enfermedades, según una nueva investigación

En el estudio, llevado a cabo por los científicos del Jean Mayer USDA Human Nutrition Research Center on Aging (HNRCA), en la Universidad de Tufts, han descubierto un gen que parece regular los niveles de triglicéridos (ácidos grasos) en sangre, un hallazgo publicado en la revista American Journal of Human Genetics. Esta vía de protección es muy importante, pues los ácidos grasos, al acumularse en nuestros vasos sanguíneos, contribuyen a la formación de placas de la temida arteriosclerosis, que en una etapa avanzada puede acabar con un infarto de corazón.

Según los científicos, esta variante genética protegería a sus portadores contra este tipo de enfermedades, sobre todo a los que tienen un mayor consumo de grasas poliinsaturadas (AGPI). Y, además, podría contribuir a los esfuerzos actuales para desarrollar nuevas dietas que mejorarían la salud general y complementarán la prevención y tratamiento usados en la actualidad.

El estudio en cuestión se llevó a cabo gracias a los datos de 27.000 hombres y mujeres inscritos en diez estudios realizados en Estados Unidos y Europa. Según su estudio, había un tipo de ARN (conocido como microARN o miR) que, de forma indirecta, influye en el metabolismo de los triglicéridos circulantes. En los sujetos con la variante genética, no había actividad de este microARN, y en última instancia esto conseguía un mayor metabolismo de los ácidos grasos, obstaculizando su depósito en las arterias y evitando así la posible enfermedad cardiovascular.

Además, también se observaron mayores cantidades de HDL (el mal llamado “colesterol bueno”) en los individuos con la variante genética.

En conclusión, tener esta variante genética ayuda en la protección contra las enfermedades vasculares, mejorando el metabolismo de los ácidos grasos en sangre y evitando las placas grasas en las arterias. Eso sí, nunca hay que olvidar llevar una buena dieta, pues esto también es muy importante en el metabolismo de las grasas.

Vía: E! Science News.