Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Estamos viviendo una semana intensa en cuanto a novedades tecnológicas de toda índole gracias al evento más importante de la indústria, el CES de Las Vegas. Un evento anual en el que se ponen en marcha las novedades más jugosas e importantes y en las que no se salva absolutamente casi ningún aspecto de nuestra vida cotidiana que no tenga un gadget renovado o alguna novedad verdaderamente revolucionaria.

Uno de los campos en los que vemos últimamente cierto interés por parte de los fabricantes es en el sector del automóvil. Un sector que en el mercado de la alta gama está apostando fuerte por incorporar en los ordenadores de abordo todas las comodidades posibles, y ahora se acerca también al mundo de las aplicaciones. Y es que nuestra vida poco a poco se ha ido adaptando al uso de aplicaciones para casi todo. Desde guiarse mediante un mapa a controlar cuántos pasos damos, todo es posible con una aplicación.

Ya no es ciencia ficción el que un coche se conduzca sólo. Hemos pasado de alucinar con las películas y series en las que los coches se movían solos, hablaban y reconocían las órdenes; a ver el coche de Google o cómo con la voz o una tablet podemos gobernar algunas funciones del coche.  La tecnología no se ha estancado aunque en el campo del automóvil  hayamos visto una evolución de manera más progresiva.

Gracias al reconocimiento de voz, el uso de aplicaciones que nos ayuden a disfrutar dentro del coche las que utilizamos fuera es una realidad. Ya sea para escuchar música en streaming como para conocer datos precisos del vehículo, las aplicaciones pueden ser de gran utilidad. Conscientes de ello Ford parece ser la pionera nuevamente, esta vez en abrir la API para poder desarrollar aplicaciones que “se entiendan” con sus coches. Este año ha presentado jugosas novedades para la conexión de nuestros smartphones con el vehículo y el paso natural es que otros puedan desarrollar aplicaciones que aprovechen el potencial que puede ofrecer Ford SYNC Applink.

Cosas como que el coche nos lea las noticias, haga stream de nuestras listas de Spotify o nos ayude con la conducción son solo una pequeña parte de lo que puede venir en el futuro. Por lo pronto la apertura de la API, con menos exigencias por parte de Ford, puede hacer que empiecen a florecer un mercado de aplicaciones destinadas a la conducción. ¿Será este el futuro para los coches? ¿O se limitará a lo mismo que ahora pero con comandos por voz?

Via Mashable