Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Durante el pasado año 2012 vimos como la tecnología 4G LTE tuvo un gran impulso en los EEUU, lo que ha hecho que esta conectividad sea muy habitual entre las características de los dispositivos americanos. De hecho, el CES 2013 de Las Vegas ha sido un claro ejemplo de cómo esta tecnología ha pasado a ser un estándar en los EEUU.

Sin embargo, en España (y en casi toda Europa) aún no podemos disfrutar del 4G LTE, pero por suerte parece que dentro de poco sí que podremos hacerlo, algo que muchos esperamos con fuerza. Pero ¿qué es exactamente el 4G LTE y qué ventajas nos aporta?

¿Qué es el 4G LTE?

Aunque habitualmente los estamos viendo juntos, el 4G y el LTE son dos cosas diferentes, aunque ambas están relacionadas. Por un lado tenemos el 4G, que significa cuarta generación, y es el grupo, según la ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones), al que pertenecen todas las conexiones con velocidades superiores a 1Gbps (entre otras más características).

Por otra parte tenemos al LTE, que significa Long Term Evolution. LTE es el estándar de comunicaciones sucesor del HSPA y, al igual que este, también está siendo desarrollado por la 3GPP. La principal ventaja del LTE es la velocidad máxima que nos permite, que puede ser de hasta 170 Mbps (con dos antenas base y dos en el dispositivo) o 300 Mbps (con cuatro antenas base y cuatro en el dispositivo). Además de esto, también contamos con una latencia muy baja (de alrededor de 10ms) y un coste de implementación muy bajo, lo que hace que las operadoras apuesten fácilmente por él.

velocidades lte

Y aquí encontramos una de las mayores incoherencias de la telefonía móvil actual. Habitualmente hablamos de LTE como si perteneciese al grupo de conexiones de cuarta generación, cuando en realidad no es así. Uno de los requisitos que estipuló la ITU para el 4G es un pico de velocidad de 1 Gbps, mientras que el LTE tan solo es capaz de alcanzar 300 Mbps. Es por esto que se suele decir que el LTE es 3,9G y no 4G, a pesar de que las operadoras estadounidenses como Verizon, se empeñen en decir que es 4G por cuestiones de marketing principalmente.

Un ejemplo de conectividad 4G real es el LTE-Advanced, un estándar que nos permite alcanzar picos de velocidad superiores a los 900 Mbps, lo que cumple con los requisitos que la ITU estableció para el 4G. También existe WiMAX, aunque la mayoría de las operadoras no trabajan con él ya que no está desarrollado por la 3GPP, todo lo contrario que los estándares de telefonía que hemos estado utilizando en los últimos años.

A diferencia del 3G, el 4G LTE solo se encarga de la transferencia de datos, por lo que para la recepción y envío de llamadas seguiremos utilizando la conexión GSM/UMTS habitual. La razón es que el 4G está pensado para un futuro basado en servicios de llamadas VoIP, donde cobraría más importancia la conexión de datos que la línea telefónica.

¿Cuando llegará LTE a España?

lteespaña

La realidad es que ya está llegando. LTE comenzó a llegar a finales de 2011 a España, y algunos privilegiados ya han podido probarlo en ciudades como Barcelona, Madrid o Málaga con resultados más que satisfactorios, sobre todo si tenemos en cuenta que aquí estamos acostumbrados al 3G HSPA+. Evidentemente, hablamos de infraestructuras muy prematuras y una extensión de terreno muy limitada, pero parece ser el comienzo.

Según Vodafone, en 2012 han hecho grandes esfuerzos por expandir esta tecnología, aunque probablemente no veamos la explosión definitiva hasta 2014, fecha en la que se liberarán más frecuencias para el uso del LTE. Con esta liberación de frecuencias, los operadores tendrán más facilidades para implementar el 4G LTE en España, pero evidentemente eso tarda un tiempo, por lo que podríamos decir que hasta 2015 no disfrutaremos de 4G LTE real en España. Y con real quiero decir que cubra una extensión de terreno considerable.

Esto supone un retraso considerable frente a EEUU, que cuenta con LTE en una gran parte de su territorio. Allí encontramos como todas las operadoras principales como Verizon, Sprint y AT&T ya cuentan con 4G LTE disponible, mientras que aquí en España tan solo Vodafone y Movistar están dando los primeros pasos por ofrecer LTE en España.

¿Realmente necesitamos 4G LTE?

4glteverizon

Si miramos las velocidades máximas que nos permiten cada uno de los estándares, vemos como hay un gran salto entre el HSPA+ y el LTE. Concretamente, el primero nos ofrece picos de hasta 42 Mbps, mientras que el segundo alcanza los 170 (o incluso 300, como ya he citado anteriormente). Pero la realidad es bien distinta, o eso podemos apreciar según los datos que obtenemos en EEUU.

La velocidad que se suele registrar en EEUU mediante una conexión LTE, suele rondar entre 30 y 60 Mbps, una cifra muy inferior a la que se supone que debería de lograr. De hecho, suele ser incluso inferior a la velocidad que debería de ofrecer el HSPA+, que son 42 Mbps. Y digo debería porque el HSPA+ tampoco suele alcanzar las velocidades de 42 Mbps que promete, sino que se queda en menos de la mitad.

Evidentemente LTE supone un progreso respecto al HSPA+, pero realmente debemos cuestionarnos si en España realmente necesitamos LTE o lo que realmente nos hace falta es un HSPA+ real, de 42 Mbps. La realidad es que hay más motivos para lo segundo.

El primero son los dispositivos que se comercializan actualmente. La gran mayoría de los dispositivos que se comercializan hoy en día cuentan con HSPA+, por lo que más usuarios podrían aprovecharse de la velocidad que el HSPA+ nos ofrecería. Sin embargo, actualmente solo encontramos un dispositivo que se comercialice en España y cuente en 4G: el iPhone 5 de Apple, aunque tampoco podríamos disfrutarlo porque las bandas compatibles con el iPhone no son las que se están comenzando a utilizar en España.

El segundo motivo es el consumo de batería. La mayoría de dispositivos con 4G tienen una autonomía inferior al resto. Ejemplo de ello es el Samsung Galaxy Nexus, el cual tuvo que ser modificado con una batería de 2100 mAh para poder implementar el 4G y conservar así la autonomía que ofrecía el modelo 3G, el cual montaba una batería de 1750 mAh.

El tercer motivo es el costo de las infraestructuras. Si bien hemos dicho que LTE tiene un costo muy bajo, la inversión necesaria para cubrir todo el territorio español es mayor que la necesaria para mejorar las redes HSPA+ y ofrecer así 42 Mbps. Además, sería más sencillo mejorar el HSPA+ que implementar toda una nueva red de conectividad LTE.

Sin embargo, también existe un motivo para apostar por el LTE y ese es el futuro. HSPA+ se quedará obsoleto en pocos años, mientras que el 4G LTE tardará bastante más en estarlo, gracias a que tiene un mayor margen de mejora. Además, si unimos esto con el empuje que está haciendo EEUU en la industria para que el 4G se implante en el resto del mundo, nos encontramos con que la mayoría de las operadoras están optando por el 4G LTE en lugar de una mejora de las redes HSPA+.

Lo que sí tenemos claro es una cosa, que cualquier mejora será bienvenida, sea la que sea.