Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

No es la primera vez que hablamos de los diferentes beneficios del sexo (y dudo que sea la última), como seguramente recordaréis del reciente artículo que escribimos en MedCiencia sobre los 5 beneficios saludables del sexo. Aunque en dicho artículo ya comentamos cierta relación entre la salud cardiovascular y el sexo, en un reciente estudio llevado a cabo por científicos del New England Research Institute de Massachusetts se va más allá, asegurando un beneficio real de practicar el acto sexual a razón de dos veces por semana para reducir nuestro riesgo de enfermedad cardiovascular.

Si, como lo leéis, según este grupo de investigadores el hecho de practicar sexo dos veces a la semana podría reducir hasta en un 45% el riesgo de sufrir un infarto cardíaco. Aunque puede que las cosas no sean tan simples, ahora lo veremos.

Durante el estudio se hizo un seguimiento de hasta 1.000 hombres de entre 40 y 70 años durante 16 años en un proyecto llamado Massachusetts Aging Study, que empezó en 1987. Durante este largo período de tiempo cada uno de los participantes fue interrogado de forma rutinaria sobre su frecuencia de relaciones sexuales, y después se comprobaron los signos de posible enfermedad cardíaca.

Los resultados de este estudio, que fueron publicados en el American Journal of Cardiology, afirmaban que los hombres que tenían relaciones sexuales al menos dos veces por semana eran hasta un 45% menos propensos a desarrollar enfermedades potencialmente mortales a nivel cardíaco, como el temido infarto de corazón, en comparación a los hombres que tenían relaciones solo una vez al mes o menos.

Llegados a este punto, ¿habéis detectado el problema de este estudio? ¿por donde puede haber una falta de datos?

Pues si, como habréis pensado algunos, falla algo. Falla las posibles limitaciones del estudio, que siempre deberían ser comentadas por los autores, porque sino ya vienen los otros colegas a investigación a criticarte (de manera constructiva, claro). En este estudio en especial, el fallo esta en que se habla de una relación, es decir, puede que haya relación entre frecuencia sexual y salud cardíaca. Pero lo que no se dice es “cómo”, es decir, no hablan de ninguna causa-efecto en especial, solo que existe una correlación, sin más.

Por tanto, el hecho de que haya menos riesgo cardiovascular en los individuos que tienen más relaciones sexuales, o con más frecuencia, podría a deberse a otras cosas. Quien sabe, puede que los que tuvieran más relaciones también tuvieran otras cosas en común, como una dieta mejor, o que realizaban más ejercicio para mantenerse en forma para sus parejas, o cualquier otro factor probable que se nos ocurra.

Así pues, puede que hayamos destruido una excusa, pero la próxima vez que queráis convencer a vuestra pareja para practicar sexo con el argumento de “es bueno para el corazón”, si tenéis la suerte (o mala suerte) de que haya leído esto, puede que ya sepa que, hasta que se demuestre lo contrario, esa excusa es eso, una excusa, con poca realidad demostrada.

Vía | The Globe and Mail.