Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Es curiosa la forma de intercambio comercial tecnológico que se puede llegar a ver en determinadas zonas del mundo. Es evidente que hoy en día las potencias, en cuanto a tecnología se refiere, son Estados Unidos y algunos países asíaticos (Taiwan, Corea del Sur, Japón, China…). Pero, ¿qué pasa con la India? Actualmente forma parte del grupo de “países emergentes” (apodo que pronto dejará de servir, porque crecen mucho más rápido que Europa por ejemplo), y aún así parece que los propios habitantes del país no se fían de las empresas indias.

La verdad es que la mentalidad y cultura india, al menos en este sentido, es peculiar. Por si fuera poco con sus deficitarias habilidades para las ventas y los pobres presupuestos para el marketing, además hay que añadir el problema de la confianza. En India se confía antes en un producto de una empresa internacional que en los propios productos tecnológicos locales. Así pues, si pensabais que las startups lo tienen dificil en España, en India la cosa está peor.

Como dice Manju Gowda, co-fundador del programa IP4Biz de NASSCOM a ZDNet, es preciso pasar antes por Estados Unidos para vender productos en la misma India, por increíble que parezca:

“En la India, para vender a tu vecino, debes pasar a través de Estados Unidos. Acabo de regresar de este país y es más fácil si vas así. Una vez que tenga algunos de estos clientes en Estados Unidos, pasar a tener clientes en la India se hace mucho más fácil”

Parece ser que poder vender a un cliente estadounidense es como una especie de “sello de aprobación” (llamado “chap” en hindi) para poder vender esa tecnología en la India. El asunto es que para este país cuenta más la reputación y la confianza, en lugar de la economía, la funcionalidad y la experiencia de usuario, que sería lo normal.

Como veis es un caso muy peculiar. Vale que en España desconfiamos de ciertos productos, pero sabemos que otros son sobradamente respetados y marca de calidad en todo el mundo, y precisamente la tecnología no se queda atrás, pues poco a poco nuestro país se va poniendo a la vanguardia (aunque los diferentes gobiernos lo ponen complicado). Pero llegar al punto de tener que vender a través de otro país para que confíen en tus productos… Es un poco surrealista, ¿no?

Esperemos que poco a poco la sociedad India se de cuenta del potencial de sus propias empresas locales y consigan hacerse un hueco, aunque tengan que confiar en un escaso presupuesto de marketing, por el momento.

Vía | ZDNet