Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

La tecnología ha supuesto un gran avance para el desarrollo de muchas sociedades, de la comunicación y otros sectores del ámbito general. Gracias a esto, cada vez son más las posibilidades que se nos ofrece de interactuar, compartir y acceder a cualquier tipo de información, comunicarnos con personas de todo el mundo, modernización de los transportes, etcétera.

Pero hoy hablaremos del objetivo de muchas ciudades por conseguir modernizar sus sistemas. Un proyecto muy ambicioso pero con muchos aspectos interesantes.

Algunas de las ciudades más conocidas del mundo, comparten este objetivo por convertirse en “ciudades inteligentes” o también denominadas como ‘Smart City’ que ofrezcan mejoras en transporte, comunicación e infraestructuras.

Santander ya comienza a ser una ciudad inteligente

La ciudad de Santander en la Comunidad Autónoma de Cantabria, está recibiendo últimamente muchas visitas de varios representantes de grandes compañías tales como el gigante de Internet Google, Microsoft o IMB.

Estas empresas ven a la ciudad de Santander, como un escenario perfecto para desarrollar a pleno rendimiento su proyecto de convertirla en una “ciudad inteligente” y ver qué resultados dan las pruebas, y su evolución.

El propio alcalde de la ciudad, Iñigo de la Serna (perteneciente al Partido Popular), ha declarado que “este proyecto es la única forma de cambiar las cosas”, y comenta que las demás ciudades deberían comenzar a modernizarse y convertirse en ‘Smart Cities’.

En este proyecto, se ha invertido por parte de la Unión Europea, alrededor de 9 millones de euros. El profesor de informática de la UC (Universidad de Cantabria) es quien se encargará de instalar cerca de 10.000 sensores en el centro de Santander, en un área de 6 kilómetros.

Dichos sensores se están colocando en pequeñas cajas grises unidas a farolas, postes de luz y algunas paredes de determinados edificios. Curiosamente, algunos también están instalados bajo el asfalto de determinadas zonas de estacionamiento.

Gracias a estos sensores, se podrá medir la luz, la presión, la temperatura, la humedad, incluso los movimientos de vehículos y personas.

Además, una de las opciones que se barajan para un futuro, es que los datos obtenidos, y que se vayan recogiendo de estas medidas de datos, estén disponibles para que cualquier ciudadano pueda acceder a ellos.

Otros datos que se recogen con estos sensores, es poder saber cuándo una bombilla de una farola necesita cambiarse, reajustar su brillo y adaptarla según la situación.

También, en el Parque de las Llamas, se están probando estos sensores que recogen información tan útil como la correcta optimización de la cantidad de agua destinada al riego y además, una ventaja para los servicios de limpieza es que también se mantendrán informados de la cantidad de basura presente en los contenedores.

No cabe duda que con el paso del tiempo, veremos más ciudades transformándose en ‘Smart Cities’. Y es que esto supondría un gran paso para la modernización y recopilación de mucha información de interés para la ciudadanía, pudiéndose convertir en una herramienta de nuestro día a día.