Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

En:

No es ninguna sorpresa ni novedad el hecho de los drones o UAV son el arma favorita de Barack Obama y es por ello que tampoco debe sorprender la inversión que se está llevando a cabo para su desarrollo y mejora siendo testigos estas últimas semanas en un aumento de manifestaciones y protestas en EEUU por la apuesta militar hacia este tipo de armamento el cual, puede llegar a trivializar el acto del asesinado de manera automatizada como si de un videojuego se tratase.

A modo de resumen, los drones estadounidenses han sido los causantes de la muerte de más de de 5.000 personas a lo largo de varios países y de Asia, Oriente Medio y África incluyendo en su lista de muertes un gran número de niños y civiles que han sido sacrificados por este tipo de armamento.

El problema se está extendiendo hacia otros países occidentales y ha desembarcado en Europa desde el Reino Unido a través del desarrollo de nuevos drones como por ejemplo el BAE Systems Taranis construido por la británica BAE. Un avión de combate no tripulado semi-autónomo diseñado para volar en misiones intercontinentales y con capacidad de portar una gran variedad de armas que le permitirá atacar tanto objetivos aéreos y terrestres y dotado de tecnología GPS para poder ser controlado desde cualquier parte del mundo a través del uso de satélites y tecnología furtiva (indetectable a radares) y tan solo su prototipo y desarrollo llegó a costar 143 millones de Libras Esterlinas (más de 167 millones de €)

A raíz de esto ha surgido una campaña contra el desarrollo y fomento de este tipo de armamento bajo el nombre de “Stop Killer Robots” (Stop Robots Asesinos) que, en primer lugar exigen una prohibición preventiva de la producción y fabricación de Drones con objetivo militar. Esta organización argumenta que llegados a este punto, solo sería cuestión de tiempo pasar del control manual de este tipo de vehículos al hecho de convertirlos en autónomos completamente así como han argumentado su rechazo y repulsión hacia este nuevo tipo de arma.

Jody Williams, ganadora del premio Nobel de la Paz gracias a su trabajo por la prohibición del uso de las bombas anti-personas en el 1997 lidera esta campaña contra el uso de estas armas argumentando la crueldad que reside en ella y en su misión habiendo poca diferencia con el hecho de usar minas antipersonas dado que el teórico objetivo es el reducir o evitar que haya cualquier baja desde uno de los bandos así como la constante inversión para la creación de armas de guerra y la minúscula existente para el fomento de la paz en el mundo.

Por otra parte, los expertos argumentan que no debería ser necesario llegar al punto de la prohibición dado que antes debería haber un debate sobre los pros y contras de este tipo de armamento siendo necesario un debate abierto sobre las implicaciones legales y éticas sobre este tipo de armamento y en su defecto, una revisión sobre los tratados actuales para actualizarlos a los tiempos en los que vivimos.

Ronald Arkin, profesor roboticista del Instituto Tecnológico de Georgia (EEUU) argumentó: “Es necesario una moratoria en lugar de buscar prohibiciones, tiene más sentido para mi el decir:” no vamos a hacer esto hasta que se haga bien que no simplemente gritar ¡prohibir los robots asesinos!

Para la organización “Stop Killing Robots” este es el momento de tomar medidas sobre el asunto ante la tendencia de EEUU y Reino Unido tanto en cuanto a sus proyectos, desarrollos y sus propias declaraciones de involucrar cada vez más a las máquinas y cada vez menos las decisiones humanas siguiendo un camino que lleva hacia la automatización de la maquinaria bélica.

Sin embargo, el pasado mes de marzo el Subsecretario del Parlamento de Estado de Defensa del Reino Unido declaró: “En la actualidad no tiene ninguna intención de sistemas que operan sin la intervención del ser humano en desarrollo“.

Por parte de EEUU, en una carta emitida en noviembre del pasado año por el Departamento de Defensa Estadounidense una directiva emitida por el Departamento de Defensa de EE.UU.  declaró que todas las armas con cierta capacidad y grado de autonomía “serán diseñadas para permitir que los comandantes y los operadores puedan ejercer niveles adecuados de juicio y capacidad humana sobre el uso de la fuerza“.

Fuente: BBCNewsGuardian