En:

La conocidísima burbuja inmobiliaria no ha sido solo cosa de España, sino que otros países en la actualidad parecen estar sufriendo del mismo mal, hasta llegar a limites que rozan la ciencia ficción. Hoy en día Brasil es un gran ejemplo de ello, y con la excusa de los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016 han puesto el turbo al asunto, pero los expertos temen que la situación acabe por ser insostenible como ha sucedido en la península ibérica. Junto al gran país sudamericano está la nueva potencial mundial, y sus ciudades fantasma: China. Hoy os hablaremos de una de estas ciudades, Ordos, aunque los expertos temen que existan muchas más como esta y no se haya hecho eco del asunto.

Para que nos situemos un poco en el mapa, la ciudad fantasma de Ordos se encuentra al norte de China, en la provincia de “Mongolia Interior” (que nadie se asuste, resulta que la zona sur de la antigua Mongolia pertenece a China). De la misma forma que en España hubo un boom inmobiliario con la construcción de miles de edificios que se intentaban vender a precios surrealistas y astronómicamente caros, en China han ido más allá. Construir un puñado de edificios es poca cosa, aquí van “a tope” y construyen ciudades enteras sin tener una necesidad poblacional real para ello.

mapa_ordos

En la ciudad de Ordos se llegaron a gastar hasta 161 billones de dólares en el año 2001, entre dinero público y dinero privado. Un macropoyecto bestial con edificios gigantescos, plazas con monumentos impresionantes e igual de grandes y rascacielos que no tienen nada que envidiar a los conocidos edificios de Nueva York. La imitación en China ha llegado incluso a la parte arquitectónica, pues como podréis ver en las fotos de este artículo, nadie diría a primera vista que estamos en una ciudad cercana a Mongolia.

edificios_ordos

Hoy en día, y tras doce años de su construcción, la ciudad de Ordos da verdadero miedo. Las calles están vacías, los comercios son inexistentes, y la densidad poblacional es irrisoria. Para que os hagáis una idea, su densidad poblacional es de 7,8 personas/Km2, y la ciudad de Madrid tiene 5.208,6 personas/km2.

En teoría el proyecto estaba pensado para la nueva clase media china y se pensaba albergar hasta a un millón de habitantes. Para 2010 las autoridades del país pensaban tener alojadas entre 20.000 y 30.000 personas, cosa que no ha ocurrido. Y por una parte es extraño, pues el gobierno de Beijing (la antigua Pekín) lo domina todo, y programa todo absolutamente de la vida de cada habitante. Si se quiere que varios pueblos sean desalojados y vayan todos a concentrarse a Ordos, Beijing lo manda y las autoridades lo hacen. En este caso aún no ha sucedido, pero este medio día han salido noticias sobre como se llevan a cabo estos desalojos sistémicos por los que el gobierno paga a la población cantidades mucho menores por sus hogares respecto a los precios reales de sus casas.

calles_vacias_ordos

Además, el problema no solo se acaba con la poca necesidad de traslado de los habitantes chinos a esta “nueva” ciudad, sino que los precios son desorbitados. Por un piso de apenas 60 m2 se llega a pedir 50.000 euros; y por una villa señorial hasta 220.000 euros. Para los ciudadanos de occidente estos precios pueden llegar a ser relativamente asequibles, pero el problema es que los habitantes de este país oriental no pueden permitírselo.

La ciudad, aunque se compone de todos los edificios necesarios para el ocio: teatros, cines, comercios, bibliotecas…, no tiene vida. Todo esto está construido, pero permanece cerrado. Es un círculo vicioso: no hay necesidad de traslado poblacional (puedes tener trabajo allí pero vivir en alguna ciudad cercana), si no hay población no hay necesidad de tener comercios o locales de ocio abiertos, y si no existen tales locales no se atrae a nueva población, y así vuelve a empezar el ciclo.

museo_ordos

Así pues, si creíais que las burbujas inmobiliarias eran solo cosa de occidente, estabais equivocados. En China existen, y además son burbujas a nivel gigantesco.

Vía | Compendium, Hemeroteca.

  • Verni

    Que desperdicio de dinero, bien se puedo haber invertido en cosas muchìsimo màs ùtiles, 161 billones wow, hasta da tristeza ver esa cantidad de dinero perdida.

  • David

    Beijing es en inglés. Pekín en español.

    • Observador

      Creo que no viene del inglés, y tampoco creo que sea correcto lo que se dice en el texto de la noticia respeto a su actual topónimo. Léase la definición de la rae:

      Pekín. El nombre tradicional en español para designar la capital de China es Pekín (también, raro hoy, Pequín). El nombre Beijing es resultado de la transcripción de los caracteres chinos al alfabeto latino según el sistema «pinyin», desarrollado en China a partir de 1958 con el fin de unificar los diversos sistemas de transcripción del chino aplicados por distintos países. Este sistema se puso en práctica oficialmente en 1979 y es hoy mayoritariamente utilizado por las agencias de prensa. No obstante, se recomienda usar en nuestro idioma el nombre tradicional español, cuyo gentilicio es pekinés (o pequinés, si se utiliza la grafía minoritaria Pequín).

      http://www.rae.es/dpd/srv/search?id=LlcwTVDWVD6CaIPQ7e

  • Pableras

    Muy interesante el artículo.

  • XanTayo

    Una pequeña duda…

    …Los 161 billones, no serán billones americanos?????????

    Y en realidad sean 161 mil millones.

    Por lo demás, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y de revote le cae una montaña encina.

    AdosES.

  • dan

    un ejemplo de que a los putos gobiernos les vale la situación de sus gobernados, si se piensa en hospitales, escuelas que le pudieron haber dado a su poblacion